La gran losa de Leo Messi

Pogba trata de consolar a Messi tras la eliminación de Argentina. :: afp/
Pogba trata de consolar a Messi tras la eliminación de Argentina. :: afp

El fracaso albiceleste en Rusia podría suponer una nueva retirada del '10' de la selección, harto de remar sin compañía y ser el centro de la diana

MIGUEL OLMEDA

En verano de 2016, tras caer por penaltis ante Chile en su segunda final consecutiva de Copa América, Leo Messi dijo basta. Dejaba la selección saturado, harto de tirar de un carro sin ruedas y aun así ser el centro de la diana que la afición bombardea después de cada derrota. Daba igual que hubiera liderado a la albiceleste a su primera final de un Mundial en 24 años, también que fuera el timón de una generación desgastada psicológicamente por las feroces críticas. El culpable, siempre Leo, campeón de todo en el Barça y subcampeón por excelencia con su país. No juega igual 'acá'.

Messi respondió a la llamada de socorro del seleccionador Bauza y regresó a la selección apenas un mes y medio después de su adiós. Era imprescindible para obtener el billete a Rusia, que no se hubiera logrado sin el 'hat trick' del '10' ante Ecuador y una exhibición frente a Colombia con un gol y dos asistencias. Cuando faltaba, la albiceleste sufría. La última vez fue en marzo en el Wanda, con el rosarino presenciando desde el palco un set humillante de España a Argentina. Se resignaba a un Mundial, tal vez el último de su carrera, con mucho que perder.

Sampaoli aterrizó en Rusia ya cuestionado y con el plantel más limitado que se recuerda. A la alarmante sequía de talento en el fútbol local se le añadía el pobre nivel de la vieja guardia europea. El Di María del PSG nada tiene que ver con el del Real Madrid, Agüero e Higuaín son otros con la camiseta albiceleste y Mascherano, que deja la selección tras este fracaso, funciona 2.000 revoluciones por debajo del ritmo de élite. Todos ellos, en cambio, tienen un peso fundamental no solo en el vestuario y en los onces, sino en las propias decisiones del técnico. Entre tanto Dybala, la última esperanza, tiene que conformarse con ser un espectador de lujo desde el banquillo. El 'bombardero' Mauro Icardi lo hace desde su casa.

No por esperado el fracaso en Rusia ha dejado de cobrarse víctimas. La primera, el propio Sampaoli, a quien supuestamente se le amotinaron los jugadores y que, pese a firmar un contrato hasta 2022, dejará el banquillo tras el Mundial. La segunda, el portero Willy Caballero, desaparecido en el Chelsea y aun así titular en los dos primeros partidos cometiendo errores de bulto. Entre tanto fuego cruzado procedente de la prensa y una afición irrespetuosa hasta dar vergüenza ajena, Leo Messi. Como siempre, culpable por no obrar milagros. Hizo uno que dio vida a Argentina frente a Nigeria antes del postrero gol de Rojo. Posiblemente, su último servicio a un país desagradecido con el futbolista más talentoso que ha dado a luz.

Mbappé firmó el certificado de defunción de la última gran generación argentina. Aún tuvo Di María la ocasión de marcharse con un golazo y un partido de nostalgia. Messi dijo adiós con más sigilo. Escondido en una posición, la de falso nueve, fue una sombra de sí mismo. Por cuarto Mundial consecutivo no consigue marcar en un partido de eliminatorias. Con todo, un disparo suyo lo desvió a gol Mercado y después dio la asistencia al 4-3 de Agüero, otro cuyo ciclo se agota. Qué triste despedida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos