«La fiesta de la amistad internacional»

El Mundial comienza con una ceremonia breve y austera en la que Putin asegura «emociones inolvidables»

RAFAEL M. MAÑUECO MOSCÚ.

Con una austera y breve, aunque muy vistosa, ceremonia de inauguración, una de las más cortas de un Mundial, con una duración de tan solo 30 minutos, comenzó ayer en el majestuoso estadio moscovita de Luzhnikí la Copa del Mundo Rusia 2018, la primera que se disputa en un país de Europa oriental. Debutaron la anfitriona Rusia y Arabia Saudí, con un resultado de 5-0 a favor de los locales. El pistoletazo de salida del campeonato lo dio el presidente Vladímir Putin con un escueto discurso dando la bienvenida a todos y deseando éxito a los equipos.

La ceremonia inaugural dio comienzo con la presentación del trofeo del campeonato, llevado hasta el césped por el guardameta Iker Casillas. Le acompañaba la modelo rusa Natalia Vodiánova. El espectáculo musical se inició con la proyección de un vídeo a través de las pantallas gigantes instaladas en el estadio ante los más de 80.000 espectadores que ocupaban las gradas. Era una composición de Chaikovski a cargo de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil de Rusia bajo la dirección de Yuri Bashmet y con Daniil Trífonov al piano.

A continuación, la soprano rusa Aida Garifúllina cantó a lomos de un enorme Pájaro de Fuego, personaje de cuento ruso que inmortalizó Stravinski y que simboliza la buena suerte. Garifúllina interpretó después a dúo con Robbie Williams uno de los temas más exitosos de éste, 'Angels'. El cantante británico siguió a continuación a solas con 'Let me entertain you', 'Feel' y 'Rock DJ'.

Multitud de argentinos, brasileños y más de 40.000 mexicanos han llegado a Rusia estos días

Tras las vistosa y rutilante representación tomó la palabra Putin en una intervención de tres minutos para dar la bienvenida. «Les felicito por el comienzo del campeonato más importante del mundo», dijo el jefe del Kremlin. Según sus palabras, «es la fiesta de la amistad internacional (...) deseo éxitos a todos los equipos y emociones inolvidables a los aficionados».

A su lado, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, aseguró que «el fútbol va a conquistar Rusia y desde Rusia conquistará el mundo». «Disfruten de la mayor celebración en la tierra», agregó Infantino. De esta forma, se dio por inaugurada la actual cita del fútbol mundial, que durará hasta el 15 de julio y tendrá lugar en once ciudades rusas y con la participación de 32 selecciones.

Hinchas «impresionados»

En la tribuna de autoridades ningún líder occidental acompañó a Putin. Estuvieron los presidentes y primeros ministros de antiguas repúblicas soviéticas y los máximos dirigentes de países como Bolivia, Panamá y Paraguay. También el príncipe heredero saudí, Mohamed Ben Salman, que felicitó efusivamente a Putin al término del partido.

En las gradas los más numerosos eran los rusos. Pero había también, además de saudíes, multitud de argentinos, brasileños y mexicanos. Alfonso García, junto con varios amigos, entre ellos Fernando y Adriana Chiapas, llegaron el miércoles a Moscú desde Chihuahua (México), ataviados con toda la parafernalia futbolera.

«Vamos a estar aquí mucho tiempo porque México llegará a la final», cree Alfonso. Los tres veían a España como la posible adversaria de la selección de su país en la final, pero, tras la destitución de Julen Lopetegui, «ha perdido posibilidades y lo más probable es que no enfrentemos a Brasil por la Copa», está convencida Adriana. A su juicio, «Rubiales ha hecho mal echando a Lopetegui, no era ahora el momento en la víspera del partido con Portugal, el más importante para ambos conjuntos».

Este grupo de hinchas mexicanos dijeron estar «impresionados» por la buena organización que han podido observar en Moscú y «lo bonito que luce todo». Se calcula que a Rusia han llegado unos 40.000 mexicanos, uno de los grupos de aficionados más numerosos. La ciudad está ya inundada de hinchas de todo el mundo, sobre todo en el centro, en la plaza Roja y aledaños. Y no se han producido incidentes graves, al menos por ahora.

Protestas en la plaza Roja

Eso sí, el activista LGTBI, Peter Tatchell, fue detenido ayer por la Policía rusa tras una acción de protesta por las agresiones que sufren en Rusia los homosexuales.

Tatchell sacó junto a la plaza Roja una pancarta en inglés que decía: «Putin no hace nada contra la tortura de homosexuales en Chechenia». Antes de ser arrestado, el activista declaró que «no puede haber relaciones deportivas normales con un régimen anormal como el de Vladímir Putin». Pero fue puesto en libertad, según sus propias palabras, tras pasar dos horas en una comisaría. No es la primera vez que Tatchell es detenido en Rusia, en donde en 2007 fue incluso agredido.

Más

 

Fotos

Vídeos