GRUPO H

Colombia resucita y entierra a Senegal

Luis Muriel lucha por el balón con el senegalés Lamine Gassama. :: reuters/
Luis Muriel lucha por el balón con el senegalés Lamine Gassama. :: reuters

Un gol de Mina tras un córner, con cambio previo de la selección africana, clasifica a los cafeteros y elimina a los africanos

AMADOR GÓMEZ

Estaba Colombia fuera del Mundial hasta que a la hora de partido Polonia sorprendió a Japón en el otro choque del grupo y a partir de ese momento la selección cafetera, que tan acogotada estaba contra Senegal, se sintió liberada y fue relanzada hacia los octavos. Confirmada de forma definitiva por un gol de cabeza de Yerry Mina a la salida de un córner, con cambio previo del lateral izquierdo por parte del seleccionador africano antes de ese saque de esquina que resultó letal para Senegal. Faltaba aún un cuarto de hora, pero con Colombia resucitada y Senegal sepultada llegó el momento del portero David Ospina para impedir algún gol del atrevido equipo africano, que no mereció tal castigo, despedido con una derrota por una acción aislada a balón parado y sólo por haberse llevado dos tarjetas amarillas más que los japoneses.

0 SENEGAL

1 COLOMBIA

Senegal
Khadim Ndiaye; Gassana, Koulibaly, Sané, Sabaly (m.74, Wague); Kouyate, Gana; Ismaila, Mané, Keita Balde (m.80, Konate) y Niang (m.86, Sakho).
Colombia
Ospina; Arias, Davinson Sánchez, Mina, Mojica; Carlos Sánchez, Uribe (m.83, Lerma; Cuadrado, James Rodríguez (m.31, Muriel), Quintero; y Falcao (m.89, Borja).
Gol
0-1: Yerry Mina, de cabeza.

Además del VAR, también han resultado ya trascendentales las amonestaciones, en este caso a favor de Japón y en contra de Senegal, que estuvo durante una hora y cuarto en octavos, con el duelo controlado hasta ese fatídico saque de esquina. Hasta que asomó de nuevo la cabeza del central del Barça para hace explotar de júbilo a los cafeteros, que se veían fuera en la primera fase tras haber sido quintos en el anterior campeonato pero fueron reanimados, anímica y futbolísticamente, en cuanto se enteraron de que Polonia le había marcado un gol a la selección nipona y sacaron entonces a relucir la ambición y empuje que les faltó durante la primera hora. A Senegal, eliminada de forma cruel, no le bastó con su trabajo durante ese período, ni tampoco con el corazón en el tramo final de otra emocionante jornada que dio la vuelta al grupo. Los africanos, con más fútbol y alegría que la insulsa Colombia, y también con solidaridad defensiva, desesperaron a su rival durante 60 minutos en un partido que era clave para ambos pero en el que los cafeteros tardaron tanto en darse cuenta de lo muchísimo que se jugaban que acariciaron el abismo.

Necesitaba la victoria Colombia para superar la fase de grupos, pero hasta que no marcó Polonia apenas demostró nada en un duelo en el que perdió a la media hora a su futbolista de más talento, James Rodríguez, el máximo goleador de Brasil 2014, que se retiró lesionado para dejar aún más huérfano a un equipo muy triste hasta la segunda parte y que tuvo la fortuna de cara cuando fue preciso.

Se le aparece el VAR

La suerte, merecida en este caso a favor de Colombia, se le apareció por primera vez en forma de VAR a la selección de Pékerman cuando el árbitro señaló penalti a favor de Senegal al cuarto de hora, tras una entrada de Dávinson a Mané. El vídeo demostró que el central colombiano tocó antes el balón y la pena máxima quedó por tanto anulada. En caso contrario, incluso podría haber supuesto, aparte de penalti, la expulsión de Dávinson.

Ese gol de Polonia en el minuto 59 reactivó a la selección colombiana. Mientras, Senegal dejaba tocar y jugar al rival y prefería aguantar pertrechada atrás, pese a que ello suponía un riesgo, que llegó en ese córner maldito para los africanos en el que también falló su seleccionador, Aliou Cissé.

 

Fotos

Vídeos