JULEN GUERRERO

COGER CONFIANZA

La Roja no ha alcanzado todavía su mejor versión con la vista puesta en el centro del campo

DÍA 12

E mpezando por los grupos A y B, hoy se inicia la última jornada de la fase de grupos de la que saldrán los emparejamientos de octavos y los cruces hasta la final de este Mundial.

En el grupo A, con Rusia y Uruguay ya clasificadas, solo queda por determinar en qué orden lo hacen. A los anfitriones, con un saldo positivo de siete goles, les vale el empate para ser primeros de grupo. Mientras que Uruguay tan solo ha marcado dos, a pesar de que ha mantenido su portería a cero en los dos partidos disputados hasta el momento. De esta manera, tendrá que ganar si no quiere ser segunda.

Teniendo en cuenta que en el grupo B, que es con el que se cruzan, y el resto, todavía está todo por decidir, veremos si hay interés real de los entrenadores por lograr el liderato, o por el contrario, deciden dar descanso a sus jugadores más importantes y piensan más en el partido de octavos de final sin importarles por qué lado del cuadro puedan ir.

En Rusia, el protagonista inesperado hasta este momento está siendo Cheryshev. El jugador del Villarreal, que entró al campo en el minuto 23 en el partido inaugural por lesión de Dzagoev, parece que está tocado por una varita mágica y lleva ya tres goles en este Mundial.

La holgura con la que han ido ganando sus encuentros ha permitido a su entrenador, Stanislav Cherchesov, ir rotando a sus jugadores y tan solo cinco futbolistas, incluido su portero, Akinfeev, han jugado completos los dos partidos anteriores.

Por el contrario, en Uruguay, que ha ganado sus dos partidos por la mínima, son ocho los jugadores que han disputado todo hasta el momento. Una diferencia notable que quizá obligue hoy a su seleccionador, Óscar Tabárez a tener que refrescar el equipo y evitar fatigas y lesiones de cara al cruce de octavos de final.

En el otro partido del grupo, Arabia Saudí y Egipto únicamente se juegan no irse del Mundial de vacío en un partido totalmente intranscendente.

Por el contrario, el grupo B está por decidir. Portugal y España son los favoritos para pasar a octavos. Sin embargo, Irán, muy criticada por su juego, pero que compite de una manera elogiable y con una solidaridad entre todos sus jugadores encomiable, depende de sí misma para pasar.

Bien haría Portugal en no confiarse, más teniendo en cuenta que su último partido frente a Marruecos fue bastante flojo, nos dejó muchas dudas y solo la efectividad de Ronaldo y la poca puntería de los jugadores africanos les ayudó a conseguir los tres puntos. Los jugadores iraníes, que saben que están ante una oportunidad única, se van a dejar el alma en el intento.

España, a pesar de no tener el pase a octavos asegurado, afronta algo más tranquila el partido, ya que Marruecos está eliminada, no se juega nada, y a La Roja le sirve el empate e incluso podría pasar a octavos de final con una derrota. No obstante, necesita hacer un buen partido para coger confianza, debido a que hasta el momento no ha alcanzado su mejor versión.

Es posible que hoy haya algunas rotaciones en el equipo inicial. El portero y la defensa parecen inamovibles. Thiago, Saúl y Asensio aparecen en todas las quinielas.

A lo que el seleccionador, Fernando Hierro, parece que le está dando vueltas es a quién tiene que ser el acompañante de Busquets en el centro del campo del equipo. Contra Portugal fue Koke, frente a Irán, sabiendo que iba a ser un encuentro en el que España iba a dominar con claridad, optó por Iniesta e Isco, centrocampistas con perfil más ofensivo, y hoy es posible que Thiago o Saúl puedan tener su oportunidad.

Es consciente que a partir de octavos el centro del campo necesita consistencia y en ese encuentro no puede haber dudas. España normalmente domina el juego, pero esa forma de jugar también tiene sus riesgos, y los rivales generan ocasiones con demasiada frecuencia.

 

Fotos

Vídeos