Busquets esquiva al árbitro y podrá jugar contra Rusia

A Sergio Busquets lo puedes invitar a cualquier evento. Jamás te dejará en mal lugar. Tiene un saber estar que abruma. Y cuando se viste de corto todavía más. Jugaba amenazado de sanción frente a Marruecos y pareció lo contrario. El barcelonista vio la amarilla en el primer partido frente a Portugal. Una falta al valencianista Guedes en el minuto 17 le valió la amonestación. Pero en Kaliningrado defendió como siempre. Supo estar en su sitio como siempre. Jugó como siempre. Nunca bajará del notable alto. Tuvo la virtud de esquivar al uzbeko Ravshan Irmatov. En ningún momento alentó al árbitro a llevarse la mano al bolsillo, por lo que estará a las órdenes de Fernando Hierro para el choque de octavos de final del próximo domingo frente a Rusia.

Es el más listo de la clase. Sergio Busquets (Sabadell, 16/07/1988) se libró de ver una amarilla pero provocó la de un rival. El Ahmadi se llevó una tarjeta por una patada a destiempo al internacional español, más afilado que nunca, con la barba recortada y con sus maneras de hombre tranquilo. Sólo tuvo un momento de duda. Corría el minuto 6 y tuvo que cortar una jugada marroquí con una falta. «Jueguen», vino a decir el colegiado y todos respiraron. Porque en esta selección es el hombre insustituible. Crucial. Tanto que es el único sin repuesto. Lopetegui le dio la opción a Thiago en el amistoso de Villarreal contra Suiza, pero las características de ambos son antagónicas. Y ahora mismo, el desastre defensivo español necesita al catalán.

 

Fotos

Vídeos