OCTAVOS DE FINAL

Brasil impone su ley

Paulinho sujeta sobre sus hombros a Neymar, el jugador clave ayer en el triunfo de Brasil. :: afp/
Paulinho sujeta sobre sus hombros a Neymar, el jugador clave ayer en el triunfo de Brasil. :: afp

La 'canarinha' se asegura su plaza en cuartos tras derrotar a México y confirma su condición de favorita

VÍCTOR M. ROBLEDO

Nadie como Brasil conoce el camino hacia la gloria mundialista. Las dudas que dejó la 'canarinha' tras su empate ante Suiza en su primer partido han ido disipándose a medida que avanza la competición. Frente a México, los de Tite ofrecieron una de sus actuaciones más solventes en lo que va de la Copa del Mundo y apenas dejaron a su rival soñar con el pase a cuartos de final. Si la eliminatoria no quedó resuelta antes fue tan solo por el gran papel de 'Memo' Ochoa. La hoja de ruta de Neymar, Coutinho y compañía parece perfectamente calculada cuando el campeonato enfila ya sus fechas decisivas.

2 BRASIL

0 MÉXICO

Brasil
Allison; Fagner, Miranda, Thiago Silva, Filipe Luís; Casemiro; Willian (Marquinhos, m. 91), Paulinho (Fernandinho, m. 80), Coutinho (Firmino, m. 86); Gabriel Jesús y Neymar.
México
Ochoa; Edson (Jonathan Dos Santos, m.55)), Ayala, Salcedo, Gallardo; Márquez (Layún, m. 45); Guardado, Herrera; Vela, Lozano y Chicharito (Jiménez, m.59).
Goles
1-0, m.50: Neymar; 2-0, m.87: Firmino.
Árbitro
Gianluca Rocchi (Italia). Amonestó a Álvarez, Herrera, Salcedo, Guardado, Filipe Luis y Casemiro.

Juan Carlos Osorio, seleccionador mexicano, había asegurado en la víspera que saldría con cinco futbolistas ofensivos para hurgar en las debilidades de Brasil, aunque entonces ocultó sus planes defensivos con la entrada del veterano Rafa Márquez como pivote de contención por delante de la defensa como gran novedad. La estrategia le funcionó a la perfección durante los 25 primeros minutos, en los que México intimidó a la 'canarinha' con algunas ocasiones en las botas de Chicharito y de Herrera, pero evidenció también que no escondía un plan B en el caso de que los de Tite despertaran del letargo, como así sucedió.

- -

El colmillo que le faltó a México en esa fase de la primera mitad sí asomó en el rostro de Brasil cuando Neymar y Coutinho, desaparecidos hasta ese momento, empezaron a entrar en contacto frecuente con la pelota mediada la primera parte. Poco antes del minuto 30, el extremo del PSG y Gabriel Jesús dispusieron de hasta tres ocasiones consecutivas desbaratadas por Ochea. El arreón sirvió para nivelar la euforia e inclinar levemente el campo a favor de los brasileños, que empezaron a merodear con mucha frecuencia el área mexicana.

LA CLAVEMientras Neymar malgastaba energía en roces con sus rivales, Willian brillaba

Brasil no solo no levantó el pie tras el paso por los vestuarios, sino que incluso metió una marcha más. Tras otra buena ocasión de Coutinho desbaratada de nuevo por Ochoa, Neymar se asoció en el minuto 50 con Willian para abrir el marcador. El futbolista del Chelsea recibió la pelota en la medialuna tras un taconazo del '10', realizó un cambió de ritmo que pilló con el pie cambiado a su defensor y puso un servicio raso desde el vértice izquierdo del área pequeña para que Neymar, desde el suelo, rematara en el segundo palo.

Noqueados

El gol noqueó a México, sostenido casi exclusivamente desde entonces por las actuaciones de Ochoa y por algún tímido acercamiento a la portería de la 'canarinha'. También sirvió para que emergiera por encima de cualquier nombre la figura de Willian, convertido en el gran protagonista de la segunda mitad. Mientras Neymar malgastaba energía en una película de rifirrafes y roces dialécticos con sus rivales, Willian acaparó el foco como canalizador de todo el juego ofensivo de Brasil. A su brillante actuación solo le faltó un gol para alcanzar la matrícula de honor.

El partido transcurrió sin mayores sobresaltos hasta que en el minuto 88, con México volcado en busca del empate y ahogado por su desgaste físico, Firmino sentenció la eliminatoria al poner el 2-0 en el marcador. Neymar aprovechó un agujero en la banda izquierda, condujo el balón durante 40 metros y enfiló a Ochoa en busca de su doblete. El portero mexicano llegó a despejar suavemente el balón en el mano a mano, pero Firmino apareció en el segundo palo para empujarlo a la red y, de paso, confirmar ante el mundo el paso firme de Brasil, radiante en su papel de favorita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos