Selección alemana

Löw acomete la gran limpieza en la 'Mannschaft'

Hummels, Müller y Boateng, durante un entrenamiento del Bayern. /Noushad Thekkayil (Efe)
Hummels, Müller y Boateng, durante un entrenamiento del Bayern. / Noushad Thekkayil (Efe)

El seleccionador germano no volverá a contar con Müller, Boateng ni Hummels para profundizar en la renovación del combinado tras el desastre en el Mundial de Rusia

COLPISA / AFPBERLÍN

Thomas Müller, Jérôme Boateng y Mats Hummels, tres campeones del mundo en 2014 descartados de un solo golpe, y una nueva generación llamada a «asumir responsabilidades». El seleccionador alemán, Joachim Löw, ha acometido este martes la gran limpieza, siete meses después de la debacle en el Mundial de Rusia.

A tres semanas del primer partido de clasificación para la Eurocopa-2020, el entrenador de la 'Mannschaft', durante mucho tiempo criticado por su fidelidad sin fisuras a los jugadores históricos, acudió este martes a Múnich para anunciar su caída en desgracia a las tres estrellas del Bayern. «Agradezco a Mats, Jérôme y Thomas todos estos años extraordinarios de éxitos que hemos pasado juntos», afirmó el seleccionador. «La decisión más dura de sus trece años de mandato», comentó la prensa germana.

La noticia debió sorprender al trío, que probablemente no esperaba ser descartado a dos años de la Eurocopa-2020. Müller, a pesar de sus 100 partidos como internacional, sólo tiene 29 años. Hummels y Boateng (respectivamente 70 y 76 partidos) tienen 30 años, una edad propicia para ejercer el liderato en un equipo.

Golpe de efecto

Los tres fueron pilares de la gran Alemania campeona del mundo en Brasil. Pero también participaron en la catastrófica primera fase del Mundial de Rusia 2018, saldada con una prematura eliminación tras una derrota contra Corea del Sur. El primero de los afectados en reaccionar fue Boateng. «Estoy triste, porque para mí representar a mi país siempre fue lo más grande», tuiteó el central, que señaló que respeta la decisión del seleccionador.

«2019 es para el equipo de Alemania el año de un nuevo comienzo», se justificó Löw. «Queremos dar una nueva cara al equipo. Estoy convencido de que es la decisión correcta. Los jóvenes internacionales tendrán el espacio para desarrollarse por completo. A ellos les toca asumir la responsabilidad».

Este golpe de efecto, que ha caído como un rayo en Alemania, sorprende habida cuenta de la trayectoria de Löw desde hace tiempo. El técnico nunca se mostró favorable a los cambios bruscos, y rechazó prescindir de sus viejas estrellas tras el Mundial, invocando como un dogma «el indispensable equilibrio entre juventud y experiencia».

Sólo resisten Neuer y Kroos

Más allá de Mesut Özil, quien se retiró de la selección después de una polémica en torno a sus orígenes turcos, el único 'brasileño' despedido después del Mundial fue Sami Khedira. Boateng simplemente gozó de «descanso» en los dos últimos partidos de 2018.

De los campeones del mundo en 2014 sólo quedan entre los seleccionables el portero del Bayern de Múnich Manuel Neuer y el centrocampista del Real Madrid Toni Kroos. Y el propio Neuer ya no es intocable, pues Löw ha anunciado que «daría su oportunidad» este año a Marc André Ter Stegen, guardameta del Barcelona.

Las estrellas alemanas del mañana se llaman pues Timo Werner, Leroy Sané o Serge Gnabry... En sus manos está ahora agrandar el palmarés de una selección con cuatro Mundiales en su haber.