Copa de Asia

Lluvia de zapatos tras caer Emiratos Árabes en la Copa de Asia

Saad Al Sheeb, portero de Catar, recoge varios objetos lanzados al césped./AFP
Saad Al Sheeb, portero de Catar, recoge varios objetos lanzados al césped. / AFP

La anfitriona cayó 4-0 ante Catar en las semifinales del torneo y el público reaccionó de manera airada, lanzando su calzado a los jugadores cataríes

COLPISA / AFPAbu Dabi

Catar, organizador del Mundial 2022, se clasificó para su primera final de la Copa de Asia tras golear 4-0 a la anfitriona del torneo, Emiratos Árabes Unidos, en un ambiente particularmente hostil.

Los cataríes, que se enfrentarán a Japón en la final del próximo viernes, se adelantaron en el primer tiempo con los tantos de Boualem Khouki (22) y Almoez Ali (37) y sentenciaron en el tramo final con los goles de Hasan Al-Haydos (80) y Hamid Ismaeil (90+3).

Ya antes del partido, el himno catarí fue copiosamente silbado y durante el encuentro, zapatos y otros proyectiles improvisados (botellas de plástico, latas de refresco, sandalias, etc...) fueron lanzados desde las tribunas al terreno de juego. Uno de ellos incluso alcanzó en la cabeza al centrocampista Salem Al-Hajri tras el tercer gol.

Después del partido, una lluvia de zapatos y botellas de plástico cayó también sobre los jugadores cataríes, que festejaban su victoria en el césped.

Estos incidentes tienen un trasfonso político, ya que desde junio de 2017, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto rompieron relaciones diplomáticas y económicas con Catar, acusado de apoyar movimientos extremistas y de acercarse del rival regional de Riad, Irán.

También en el césped el ambiente fue bronco. El emiratí Bandar Al-Ahbabi despegó del suelo con una entrada al catarí Akram Afif y poco más tarde, el propio Afif era objetivo del lanzamiento de botellas de plástico, cuando se disponía a sacar un córner. El exjugador del Villarreal y del Sporting de Gijón tuvo que alejarse de la zona del banderín de córner y avisar al árbitro.

A pesar de los incidentes, los jugadores cataríes supieron mantener su sangre fría en este ambiente hostil y ante 38.000 espectadores. Con su octavo tanto en el torneo, el 2-0 para Catar en ese momento (minuto 37), Almoez Ali igualó el récord de goles marcados por un jugador en una Copa de Asia de Naciones, que estaba en poder del iraní Ali Daei desde 1996. Cuando celebraba su hazaña, la lluvia de zapatos, botellas y latas se acentuó y la tensión también.

Tras el 3-0, marcado por Hasan Al-Haydos (80), Al-Hajri se desplomó en el césped entre una lluvia de proyectiles. Hamid Ismaeil cerró la cuenta en el tiempo de prolongación, cuando Emiratos Árabes Unidos estaba con diez tras la expulsión del defensa Ismail Ahmedde por un codazo a Al-Hajri.

En su primera final de la Copa de Asia, Catar se enfrentará el viernes en Abu Dabi a Japón, cuádruple ganador del torneo y selección más laureada, que ganó el lunes a Irán (3-0) en la primera semifinal.

Temas

Qatar, Japon