UD LOGROÑÉS

La UDL se desorienta

Rayco se echa las manos a la
cabeza después de una clara
ocasión de gol.
:: fernando díaz
/
Rayco se echa las manos a la cabeza después de una clara ocasión de gol. :: fernando díaz

Los riojanos firman un escaso empate tras un partido ramplón y carente de fútbol frente al Barakaldo

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

Logroño. «En esta categoría, quien comete errores no puntúa». Ander Vitoria acertó a medias con su pronóstico de hace unos días. La UD Logroñés se desajustó en una jugada y lo pagó con un gol que le marcó durante los noventa minutos. Es la ley de una división en que no errar es casi tan importante como enamorar con un fútbol de toque. Ahora bien, esta UD Logroñés no enamora. La de pretemporada, sí, pero ésta no. Desorientada, parece haber mutado a un equipo ramplón, sin recursos, lento, con miedo, previsible, sin atrevimiento... tanto como para decidir su suerte a balón parado. Lo que en ocasiones es una virtud ayer fue casi un golpe de suerte. Santamaría evitó el desastre en Las Gaunas con su tímido remate de cabeza, pero minutos antes había participado del desajuste que generó el gol de Sergio Benito.

0

0

A estas alturas de temporada no se puede hablar de ascenso, porque no se sube en agosto. Tampoco en enero. Se asciende entre mayo y junio, meses en los que se ganan títulos. Ahora bien, tampoco se puede hablar de ansiedad ni de nerviosismo en una plantilla curtida en muchos batallas, que roza la treintena en muchos de sus jugadores y que ha demostrado que sabe jugar a fútbol. Si la presión de la competición oficial le nubla la mente, Sergio Rodríguez tiene un serio problema.

UD Logroñés
Miguel, Flaño (Santos, 80), Santamaría, Paredes, Andy, Carles Salvador, Borja Sánchez (Víctor López, 65, Rayco, Ñoño (Marcos André, 56) y Ander Vitoria
Barakaldo
Viorel, Prats, Picón, Erik, Galán, Cuerva (Barbosa, 30), Antonio Sánchez, Raúl, De Paula, Fran Garcia (Dopico, 80) y Sergio Benito (Fernan, 70)
Goles
0-1, m. 2. Sergio Benito aprovecha un desajuste defensivo para superar a Miguel con un disparo desde la media luna; 1-1, 43. Santamaría remata de cabeza a la salida de un saque de esquina.
Árbitro
Saiz Pérez. Colegio Cántabro. Ayudado por Díaz Salces y López Conde. Amonestó a Andy, por la UD Logroñés; a Fran García y Antonio Sánchez, por el Barakaldo.

El técnico anunció un giro respecto al fútbol mostrado en Tabira siete días antes, pero los cambios no se tradujeron en frutos. Borja Sánchez por la derecha; Ñoño, por la izquierda. Bandas rápidas, pero bandas que buscan siempre jugar hacia adentro. En Durango hubo demasiado tráfico por esa autopista, si bien Las Gaunas ofrece metros y metros de carril para correr, para hacer un dos contra uno, para desdoblar el lateral. Superioridad. Nada. Palizón el que se pegaron Flaño y Paredes, que tampoco pusieron balones de gol. Correr debilita, resta precisión. Ahora bien, el resto de jugadores tampoco colaboró. Ni tampoco un marcador adverso cuando alguno no se había ajustado las espinilleras.

En agosto no se puede hablar de ascenso, pero tampoco de ansiedad o presiónLa UDL dispone de una plantilla experta La UDL reiteró en estrechar el campo y en jugar con muchos hombres de espalda a la portería A ciegas es complicado atacar

Un balón de esos que no tienen nada de nada sacó de la zona a Caneda y Santamaría. Sergio Benito, menudo delantero madrileño, fue más listo y más rápido. Primero, desajustó a Caneda. Luego tuvo la fortuna de que le cayó el balón, tras tocar en Fran García, con Santamaría alejado. Robó la cartera a los dos, disparó ajustado desde la media luna y superó a Miguel junto al palo derecho. Gol y mazazo. No noqueó a los locales, pero sí le aturdió.

La UD Logroñés no se sentía cómoda sobre el césped. No tenía el balón. Primer hándicap. Y cuando lo tenía, no sabia qué hacer con él. Segundo. El fútbol era horizontal, plano, y previsible. Rayco estaba desaparecido. El canario necesita metros para encarar y tanta acumulación le arrincona. Vitoria trabajaba, pero no aportaba fútbol ni remate. Caídas en busca del esférico, pero es un delantero de área.

De Paula, otro de los listos de la clase, estuvo a punto de marcar el segundo tras ganarle en la diagonal a Flaño. La UDL se había vencido hacia su izquierda y había dejado al aire el flanco derecho. Miguel apareció, como aparece cuando se le necesita, despejando el cuero. Susto en Las Gaunas. Sin noticias de su inquilino.

Con algún metro más, Rayco apareció. Protestó dos posibles penas máximas, pero aquí no hay VAR. Sólo el ojo arbitral. Disfrutó de un remate de cabeza antes de que Santamaría marcase a balón parado, en un confuso saque de esquina. Así se cerró el partido, porque salvó un disparo del canario para abrir el segundo periodo, éste careció de fútbol. Sin ideas no existe el fútbol. Y sin empuje, ni emoción. La UDL reiteró en estrechar el campo, en jugar con muchos hombres de espaldas a la portería. A ciegas es más complicado atacar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos