Con una victoria del Barça, remontada blanca

Los jugadores del Barcelona bromean con Ousmané Dembelé en la sesión de ayer. :: reuters/
Los jugadores del Barcelona bromean con Ousmané Dembelé en la sesión de ayer. :: reuters

El Real Madrid nunca consiguió recuperar siete puntos a los azulgrana para ser campeón de Liga

AMADOR GÓMEZ MADRID.

Con una victoria ante el Real Madrid, el Barça aumentaría su ventaja a siete y obligaría a los blancos a una remontada inédita, porque nunca en la historia de la Liga los merengues recortaron tal cantidad de puntos al eterno rival para adjudicarse el título. La máxima diferencia que llegó a anular el Real Madrid ante los azulgrana para proclamarse campeón fue de seis puntos, con el llamado 'Tamudazo', en la temporada 2006-2007, cuando con Fabio Capello en el banquillo la competición se resolvió en la penúltima jornada, en apenas 18 segundos. Los que transcurrieron entre el gol en el minuto 89 de Van Nistelrooy al Zaragoza en La Romareda (2-2) y el del espanyolista Tamudo al Barcelona, para poner también el empate en el Camp Nou, dar un golpe de campeonato y servir en bandeja la Liga al Real Madrid, que, aun con sufrimiento, no fallaría en la última jornada ante el Mallorca (3-1).

Para llegar a aquel inesperado desenlace, tan cruel para los azulgrana como las dos Ligas perdidas por el Real Madrid en Tenerife, los blancos fueron recuperando terreno ante un líder que parecía tener aquel título sentenciado y que al final debió resolverse por el 'goal average' particular a favor de los blancos, con ambos equipos empatados a puntos. En este caso se trataría sólo de la 10ª jornada pero, en el caso de que la diferencia de puntos se ampliase a siete, sería sinónimo de Liga azulgrana y obligaría al Madrid a una escalada jamás conocida frente al odiado enemigo.

Sí consiguió el Real Madrid remontar una desventaja de siete puntos frente a un líder, en la octava jornada de la campaña 2002-2003, para conquistar el título, pero en aquella ocasión el que dominaba la tabla no era el Barcelona, sino la Real Sociedad, víctima de la presión y finalmente cazado y superado por el equipo entonces dirigido por Vicente del Bosque. Ese es el récord del Madrid en cuanto a remontadas ligueras, mientras que la plusmarca absoluta para cantar el alirón es del Barça, y se sitúa en nueve puntos, los que logró recortar al Mallorca, con Louis van Gaal de entrenador, en el curso 1998-99.

En la primera temporada de Zinedine Zidane en el Real Madrid, la 2015-2016, el conjunto blanco sí consiguió recortar hasta 11 puntos al Barcelona en apenas cuatro jornadas, pero no le valió para proclamarse campeón, ya que acabó el campeonato a uno del equipo dirigido por Luis Enrique. Al término de la jornada 29ª los culés aventajan a los blancos en 12 puntos y después de la 33ª, en sólo uno. Precisamente, uno de los partidos que ganó durante ese período el Madrid fue el clásico del Camp Nou (1-2). Ha sido Zidane el único técnico del Real Madrid que, en la última década y, hasta el momento, ha saldado su primer clásico sin derrota, ya que desde el 0-1 del equipo de Bernd Schuster en diciembre de 2007 en el Camp Nou, todos los demás entrenadores merengues cayeron en su debut contra el Barça: Juande Ramos (2-0), Manuel Pellegrini (1-0), José Mourinho (5-0), Carlo Ancelotti (2-1) y Rafa Benítez (0-4 en el Bernabéu). A Julen Lopetegui le toca acabar con una maldición que ya se alarga demasiado y que, en caso de nueva derrota madridista, teñiría la Liga de azulgrana muy pronto, con permiso del tercer aspirante. «Lo nuestro no es una situación irreversible, estamos en octubre», cree Julen Lopetegui. Algo parecido cree Ernesto Valverde: «La situación extrema es para todos todas las semanas. Estamos en entredicho todas las semanas, pero esto forma parte del espectáculo del fútbol».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos