LIGA SANTANDER

El tren de la Liga pasa por el Bernabéu

Keylor Navas, Benzema, Vinícius y Marcelo bromean ayer durante el entrenamiento del Real Madrid en Valdebebas. :: Rodrigo Jiménez / efe/
Keylor Navas, Benzema, Vinícius y Marcelo bromean ayer durante el entrenamiento del Real Madrid en Valdebebas. :: Rodrigo Jiménez / efe

El Real Madrid buscará el triunfo ante el Valencia que le reconecte con la pelea por el título doméstico

ÓSCAR BELLOT MADRID.

Alejado de su feudo desde que venciera al Valladolid allá por el 3 de noviembre, el Real Madrid regresa al Santiago Bernabéu para medirse al Valencia, otro conjunto de campanillas lastrado por su dubitativa marcha que comparece en Chamartín golpeado por su eliminación en la Champions pero reactivado en la Liga por dos victorias consecutivas que han propiciado su escalada en una tabla de inusitada igualdad. De vencer en el coliseo del Paseo de la Castellana, algo que no hacen en el torneo de la regularidad desde marzo de 2008, los 'ches' cazarían incluso a su adversario, que no puede permitirse otro tropiezo tras la hecatombe de Ipurua. A seis puntos del Sevilla, a cinco del Barcelona y a cuatro del Atlético, el campeón de Europa precisa engancharse cuanto antes al carro de la Liga.

El tren ha pasado ya varias veces sin que el Madrid se subiese. Las oportunidades de auparse al convoy son limitadas y los blancos quieren aprovechar que vuelve a desfilar por su fortín para tomar asiento en el primer vagón. Se le ofrece una ocasión para ello al equipo de Santiago Solari, que tiene concertadas dos citas ligueras frente a su afición en este cargado mes antes de poner rumbo a Abu Dabi para defender su cetro de campeón del mundo.

La primera y más exigente a priori, contra el Valencia, dibuja el mismo reto para ambos contendientes: doblegar a uno de los equipos españoles que han pisado la Champions las dos últimas temporadas. Algo que no han hecho los locales en lo que va de campaña y que no han conseguido los visitantes desde que Marcelino tutela su andadura salvo con el Sevilla el curso anterior. Su debilidad antes escuadras llamadas a grandes empresas explica en parte el gris deambular de Real Madrid y Valencia, que han pinchado en hueso siempre que se han topado con contrincantes de nivel. Los dos adolecen además de una artillería menos efectiva de lo habitual, aunque los de Marcelino, a diferencia de su oponente, presentan el descargo de su solidez defensiva, la más eficiente del campeonato junto a la del Atlético.

Reconoció Solari la fortaleza de la retaguardia valencianista, un equipo «muy organizado» y «muy ordenado tácticamente», por lo que preconizó la necesidad de que sus pupilos se crezcan en torno a su «talento» y sean «agresivos de tres cuartos de cancha en adelante». Tendrán que hacerlo previsiblemente sin la magia de Isco que, tras ser condenado a la grada en el Olímpico de Roma, volverá a quedar relegado en otro episodio de una historia que va camino de devenir en culebrón.

Reválida para Llorente

Anda crispada la relación entre el '22' y su preparador, enturbiando el ambiente de un equipo que halló en la Champions alivio para sus penurias ligueras. Marcado el andaluz, de Roma salieron reforzados Marcos Llorente y Lucas Vázquez, que vuelven a perfilarse como titulares en un once que podría ser el mismo que partió ante los 'giallorossi'. De repetir el gallego, el sacrificado volvería a ser Asensio, cuya falta de olfato ha desdibujado el recuerdo de aquel futbolista descarado que salvó con un doblete el empate en la última visita del Valencia al Bernabéu.

Penalizado por un mal comienzo de campaña, Marcelino comienza a enderezar la nave valencianista, aunque el viraje llega tarde en Europa. «La Liga es la competición prioritaria», recordó el técnico. El asturiano cuenta con la baja de Rodrigo Moreno, que no ha podido recuperarse de su sobrecarga en los isquiotibiales, pero recupera a Garay. Podría volver al once Carlos Soler. Gameiro formará dupla atacante con Santi Mina, desatascador de los 'ches'.

 

Fotos

Vídeos