El tercer y definitivo 'no' al Girona-Barça en Miami

La FIFA también rechaza la iniciativa de Javier Tebas, que se plantea recurrir al TAS e incluso a la justicia ordinaria

AMADOR GÓMEZ MADRID.

Tras el rechazo de la Federación Española de Fútbol y de la UEFA, por boca de su máximo representante Aleksander Ceferin, el presidente de LaLiga, Javier Tebas, recibió ayer la tercera y definitiva negativa por parte de la FIFA, que avisa no concederá su autorización para que el partido entre el Girona y el Barcelona del 26 de enero, correspondiente a la 21ª jornada del campeonato, se dispute en Miami. Tebas pretende que el derbi catalán se juegue en Estados Unidos, como parte de su plan de expansión del fútbol en Estados Unidos y Canadá, con el objetivo de promocionar el fútbol en Norteamérica y conseguir mayores ingresos a través de la audiencia internacional.

«Me opongo frontalmente y niego el permiso al Girona-Barça de Miami», sentenció el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, después de que el Consejo del máximo organismo internacional reunido en Ruanda se opusiese a jugar un partido de la Liga en el extranjero. «Los partidos oficiales de las ligas nacionales deben disputarse dentro del territorio de la federación respectiva», añadió el dirigente suizo para justificar la postura de la FIFA, acorde con la de la FEF presidida por Luis Rubiales, el sindicato de jugadores (AFE), que amenazó con una huelga, y la mayoría de clubes, entre ellos, el Real Madrid que lo manifestó en público, por «afectar gravemente a la integridad e igualdad de la competición».

Los miembros del Consejo del organismo mundial acordaron por unanimidad tumbar la propuesta de Tebas, que espera la notificación oficial de la FIFA para presentar recurso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y que sea este órgano el que se pronuncie sobre la posibilidad de que Miami acoja o no el que sería el primer partido de la historia del campeonato nacional fuera de España. El presidente de LaLiga planteó incluso su intención de acudir a la justicia ordinaria si se rechazaba su propuesta. Después del tercer y definitivo 'no', también la FEF deberá comunicar formalmente la prohibición de que el encuentro entre el Girona y el Barça se juegue en el estadio Hard Rock de Miami.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos