Primera prueba de fuego blanca

Lopetegui juega con un balón en Valdebebas ante Bale y Benzema, goleadores madridistas. :: efe/
Lopetegui juega con un balón en Valdebebas ante Bale y Benzema, goleadores madridistas. :: efe

La Catedral mide al Real Madrid, que ya piensa en el partido de Champions ante la Roma

AMADOR GÓMEZ MADRID.

Entre el parón de la Liga por las jornadas de selecciones y la Champions, en la que a partir del miércoles comenzará la defensa del título europeo, el Real Madrid de Julen Lopetegui afronta hoy en La Catedral su primera prueba de fuego en el campeonato de la regularidad. En el temido San Mamés y frente a un Athletic que lleva casi tres semanas sin competir por el aplazamiento del encuentro ante el Rayo, el Real Madrid se examina en un campo muy complicado después de haber recibido al Getafe (2-0) y al Leganés (4-1) y golear también al Girona (1-4).

En los últimos cinco partidos en el nuevo San Mamés, el Real Madrid ha ganado sólo dos, ambos por la mínima, mientras que ha sufrido una derrota y ha sumado dos empates. No estará el guardameta más caro de la historia, Kepa, ni el lesionado Herrerín, por lo que repetirá Unai Simón, mientras que la del Real Madrid se espera que continúe Thibaut Courtois.

ONCES PROBABLES

«El Athletic lleva quince días afilando uñas y dientes esperándonos y tenemos que saber lo que nos espera para ser capaces de superarlo», advirtió Lopetegui, convencido de que el equipo de Eduardo Berizzo obligará al Madrid «a hacer un grandísimo partido», para el cual el técnico guipuzcoano alineará a su mejor equipo disponible, aunque podría dar descanso a Casemiro.

Cuatro días después el Madrid se estrenará ante el Roma en la Liga de Campeones, pero la cercanía del primer duelo continental no llevará al técnico blanco a realizar rotaciones, «porque hay que estar el cien por cien y contra el Athletic es un partido muy importante». El que puede comenzar a medir la capacidad a domicilio del aspirante a la Liga, ante un rival de enjundia, previsiblemente de mucho físico, y en un terreno hostil, con cansancio acumulado. «Buscaremos las mejores soluciones para cada partido, pero todos deben estar preparados», avisó Lopetegui, que espera «una versión muy buena del Athletic», mientras que Berizzo se plantea combinar en donde se presume la gran batalla, el centro del campo, a jugadores «fuertes y capaces de presionar con jugadores que usen la pelota con criterio».

El Madrid se volverá a encomendar a los desatados Benzema y Bale, que parecen felices sin Cristiano

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos