Análisis

La lesión de Dembélé, caro peaje para el Barça

Dembéle, en el momento de marcar un gol al Lyon. /Reuters
Dembéle, en el momento de marcar un gol al Lyon. / Reuters

Valverde arriesgó con el francés, que estaba tocado, cuando el Lyon apretó y fue clave para el pase a cuartos de final de la Liga de Campeones, pero estará entre tres y cuatro semanas de baja

P. RÍOSBarcelona

«Pasamos un ratito de sufrimiento innecesario con el 2-1», admitió Leo Messi tras su nueva exhibición, que guió al Barça a los cuartos de final de la Liga de Campeones por duodécima edición consecutiva, todas desde la temporada 2007-08. Ya había marcado de penalti, con la delicadeza de un Panenka, pero tuvo que echarse el equipo a la espalda para anotar el 3-1 con una genialidad y dar dos asistencias extraordinarias a Piqué y Dembélé que eliminaron por fin al incómodo Olympique de Lyon (5-1). Pero ese «sufrimiento innecesario», una crítica (o autocrítica) en toda regla del argentino al mal inicio de la segunda parte de su equipo tras la maravillosa primera parte que acabó 2-0, se cobró un peaje que puede pasar factura en el próximo mes de competición: la lesión de Ousmane Dembélé.

Ernesto Valverde también vio que aquello se complicaba ante un equipo francés descarado en la presión alta y que sumaba muchos jugadores al ataque, reanimado tras el gol de Lucas Tousart. Al mismo tiempo, si el Barça lograba romper la primera línea de presión encontraba espacios para llegar de forma directa a la portería del Olympique de Lyon. Era el escenario ideal para romper el partido con la velocidad de Dembélé, pero había un riesgo. El extremo francés se había quedado en el banquillo por la elongación muscular que había sufrido el sábado anterior ante el Rayo Vallecano. Había peligro de rotura, pero él quería ayudar y Valverde tampoco pudo resistirse a la tentación de darle entrada porque era una carta ganadora. Efectivamente, del 2-1 se pasó al 5-1 con el francés en el campo. Pero en el remate con el que cerró la manita también se cumplieron los peores pronósticos y se rompió.

Dembélé sufre una rotura muscular en el bíceps femoral del muslo izquierdo y estará entre tres y cuatro semanas de baja. Se pierde el Betis-Barça, no podrá acudir a la llamada de Francia, será baja ante Espanyol y Villarreal y llegaría muy justo al Barça-Atlético, clave para la resolución del título de Liga, y a la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, que se sortearán este viernes y que se jugará el 9 o 10 de abril. Un ausencia notable de un futbolista que esta temporada lleva tres goles en la Liga de Campeones (PSV, Tottenham y Lyon) y catorce entre todas las competiciones.

Buenas sensaciones de Coutinho

Para compensar la mala noticia, pésima para muchos porque Dembélé es ya más que un complemento y tiene la actitud que se echó de menos en otros momentos, Coutinho dio señales de reanimación. No tanto por su gol a portería vacía tras el regalo de un generoso Luis Suárez, sino porque se mostró más participativo y decidido en sus acciones.

Más información

«No he estado bien últimamente», reconoció tras el partido en el Camp Nou el brasileño. «He hablado con Valverde y creo que la conversación ha tenido un efecto positivo», añadió el ex del Liverpool. Malcom podría tener alguna oportunidad más durante la baja de Dembélé, al igual que el canterano Aleñá.

Con su victoria ante el Olympique de Lyon, el Barça mantiene vivo el sueño del triplete, aunque ahora llega a la eliminatoria europea que se le atraganta en los últimos años, los cuartos de final, ronda en la que cayó la temporada pasada ante la Roma, la anterior frente a la Juventus y en el curso 2015-2016 contra el Atlético. Como único representante español en la Liga de Campeones, el conjunto azulgrana tendrá que seguir sumando puntos en la Liga porque Atlético y Real Madrid ya sólo tienen ese aliciente y ninguna distracción.