Hervías espera a que el Valladolid maniobre para regresar a Zorrilla

Pablo Hervías. :: l.r.
/
Pablo Hervías. :: l.r.

El logroñés jugará cedido de nuevo en Pucela, con la opción de quedarse allí a partir del 1 de julio

L.R.

logroño/Eibar. El logroñés Pablo Hervías cuenta las horas para dejar Eibar y mudarse a Valladolid. El acuerdo entre ambos clubes para su cesión es absoluto, pero el conjunto pucelano debe hacer hueco en su plantilla para tramitar la ficha del centrocampista riojano.

El obstáculo tiene nombre propio: Ivi López. Ahora bien, no es el único. El principal es el tope salarial del conjunto castellano, que es lo que realmente le impide firmar a Hervías. Primero debe rescindir el contrato de Ivi, que ha disputado 17 minutos. Éste puede regresar al Levante, que lo cedió el pasado verano, o buscar un nuevo club.

Pablo Hervías espera en casa, en Logroño, a que el Valladolid desbloquee esta situación. De conseguirlo, y todo apunta a que así será, el centrocampista regresaría al club en el que jugó hasta el pasado 30 de junio y con el que consiguió el ascenso a Primera División.

En un principio, la cesión de hervías al Valladolid es hasta el 30 de junio. Ahora bien, si éste logra la permanencia, deberá ejercer la opción de compra que se ha establecido en el contrato de cesión; si desciende, el logroñés podrá regresar a Eibar y comenzar una nueva temporada allí o en cualquier otro lado.

Lo cierto es que Pablo Hervías no ha gozado de la confianza de su técnico, José Luis Mendilibar, en esta primera mitad de la temporada. Apenas ha sumado 180 minutos en la Liga, mientras que en Copa participó en los dos partidos, aunque no terminó el que le enfrentó al Sporting de Gijón.