Griezmann no es suficiente para enterrar los fantasmas

Griezmann marca el gol del Atlético en Butarque. :: afp/
Griezmann marca el gol del Atlético en Butarque. :: afp

El Atlético no pasa del empate en Leganés, donde sigue sin ganar en la máxima categoría

JOSÉ MANUEL ANDRÉS

Madrid. No era un día fácil para Simeone, sin Godín, Koke y Diego Costa -su columna vertebral- para intentar conquistar por primera vez en Primera el estadio de Butarque. Empezaba avisando el Atlético, pero a ese dominio infructuoso respondía el Leganés con el ímpetu de En-Nesyri. El marroquí tendría a los veinte minutos de juego la más clara en un cabezazo que se iba por encima de la meta defendida por Oblak.

Los pepineros ponían las ocasiones ante un Atlético que apenas había inquietado a Cuéllar con un disparo alto de Filipe Luís y se desesperaba Simeone. Volvían a aparecer los fantasmas de un estadio poco propicio para los intereses atléticos, donde no había pasado del empate ni marcado en sus dos visitas precedentes en la máxima categoría y donde se escenificó un drama sin parangón en 2001, puesto que el Tenerife confirmó allí su ascenso en perjuicio del Atlético, que tuvo que pasar un año más en el infierno.

Tras el paso por vestuarios, empezaba a mostrarse Griezmann, hasta entonces gris. Apareció el francés para arruinar los planes de Pellegrino con un lanzamiento de falta magistralmente ejecutado con su fantástica pierna zurda.

Pellegrino optó por quemar todos sus recursos. La ambición pepinera dio sus frutos con un centro a balón parado que Tarín remató al segundo palo tras ganarle la espalda a Filipe y a Vitolo. El balón se fue al larguero y el propio Carrillo se encargó de sellar el empate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos