Ernesto Valverde comienza el año reforzado

Valverde y Piqué. :: reuters
/
Valverde y Piqué. :: reuters

P. RÍOS BARCELONA.

El Barça se proclamó campeón de invierno en Getafe, un título honorífico que no conlleva ningún trofeo, pero que indica la regularidad del vigente campeón de Liga, que ya le saca cinco puntos al Atlético, siete al Sevilla, nueve al Alavés y diez al Real Madrid, quinto clasificado. Como bien recuerda Valverde, queda mucha competición, con más igualdad que nunca, y la victoria en el Coliseum Alfonso Pérez fue muy sufrida. Por eso en el club azulgrana se valora especialmente esta ventaja en una primera vuelta que concluirá el domingo con la visita del Eibar al Camp Nou y en la que el rendimiento culé ha tenido altibajos.

Ernesto Valverde, en un momento en el que su futuro es noticia a la espera de saber si acepta el más uno opcional de las dos temporadas que firmó, sale reforzado de esta situación liguera y pesos pesados del vestuario como Piqué y Rakitic dejaron claro que la plantilla desea su continuidad, por lo menos los que juegan habitualmente. Quizás es el gesto que esperaba Valverde para dar una respuesta afirmativa.

Se supone que Denis Suárez, descartado en la grada de Getafe y posible traspaso invernal, o Munir, que no viajó tras comunicar al club que no renovaráa, preferirían un cambio. Los dos citados podrían tener una oportunidad el jueves en la ida de los octavos de final de la Copa en el Ciutat de València ante el Levante, así como Murillo, refuerzo de enero, y canteranos como Riqui Puig y Miranda. Valverde parece dispuesto a asumir más riesgos en una competición que el Barça ha conquistado en las últimas cuatro ediciones, pero que suele pasar factura física por lo complicado de superar eliminatorias duras en un enero repleto de partidos. El entorno pide más rotaciones.