El duelo entre aspirantes se salda con tablas

Los jugadores del Sevilla y Atlético discuten sobre el césped del Sánchez Pizjuán. :: efe/
Los jugadores del Sevilla y Atlético discuten sobre el césped del Sánchez Pizjuán. :: efe

Sevilla y Atlético se repartieron los puntos y el dominio por fases de un partido que no defraudó

JOSÉ MANUEL ANDRÉS

madrid. El duelo entre aspirantes a discutir el trono liguero del Barça se resolvió en tablas. Sevilla y Atlético se repartieron los puntos y el dominio por fases de un partido que no defraudó ante la categoría de clásico que se ha ganado en los últimos años por su habitual intensidad. Los de Machín merecieron más en la primera parte y el dominio del Atlético en la segunda se fue diluyendo hasta concluir en un toma y daca.

1 SEVILLA

1 AT. MADRID

Sevilla
Vaclík, Navas, Carriço, Sergi Gómez, Gnagnon (Amadou, min. 90), Escudero, Roque Mesa, Banega, Sarabia (Quincy, min. 79), Ben Yedder (Bryan Gil, min. 93) y André Silva.
Atlético
Oblak, Juanfran, Savic, Godín, Saúl, Rodri, Koke, Thomas, Lemar (Vitolo, min. 59), Correa (Montero, min. 79) y Griezmann.
Goles
1-0: min. 37, Ben Yedder. 1-1: min. 45, Griezmann, de falta.
Árbitro
Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Correa, Navas, Sarabia, Saúl, Griezmann, Banega, Rodrigo, Godín, Thomas, Savic, André Silva y Carriço.

El partido comenzó con un Sevilla presionante. En el minuto 12 reclamó André Silva un empujón en el área, contacto que Mateu Lahoz consideró demasiado leve para decretar penalti. La intensidad superaba con mucho al juego y las ocasiones, siendo lo más parecido a una oportunidad de gol un remate de Correa ante Vaclík que estaba invalidado por fuera de juego del argentino a pase de Thomas.

Ya superado el ecuador del primer acto, llegó el primer remate a portería del partido, con un chut de Griezmann con pierna zurda desde la frontal del área que un seguro Vaclík blocó. Minutos después, André Silva se sacó un zapatazo que Oblak pudo desviar y que acabó estrellándose en el poste derecho de la puerta atlética. Apenas sin tiempo para reponerse del susto el equipo colchonero, el dominio del Sevilla se materializaba en el primer tanto del partido, después de una nueva cabalgaba de Navas por banda derecha y un centro que desvió Carriço para dejar el balón en las botas de Ben Yedder, que se giró para batir con pierna izquierda a Oblak.

Eran minutos de desconcierto absoluto en las filas de Simeone, ya que en una contra llevada por André Silva, un pase del portugués dejó mano a mano a Ben Yedder ante Oblak, que apareció providencial para desviar el remate cuando la parroquia del Pizjuán ya se disponía a cantar el segundo. Sin embargo, cuando la primera parte agonizaba con una victoria sevillista que parecía justa a tenor de las ocasiones, apareció la magia de Griezmann. El francés ejecutó con maestría una falta de Carriço a Thomas al borde del área para firmar el 1-1 justo antes del pitido de Mateu y lograr que el Atlético saliera más que vivo de unos minutos en los que pudo tirar por la borda el partido.

El Sevilla acusó el golpe, ya que su rival salió fortalecido del paso por vestuarios. Sin embargo, fue el equipo de Machín el que dispuso de la primera ocasión de la segunda parte con un disparo de Sarabia a la escuadra que Oblak detuvo con una facilidad asombrosa. Fue un espejismo, ya que el Atlético era superior y merodeaba el área de Vaclík, obligando al checo a intervenir a sendos disparos de Saúl y Godín. Poco después, Griezmann tuvo el 1-2 en un mano a mano con Oblak. Los últimos minutos acabaron convirtiéndose en un toma y daca en el que el Sevilla pudo incluso ganar.