Jornada 25

Un Valencia discreto ganó a una Real que mereció más

Santi Mina celebra uno de sus goles ante la Real Sociedad. /EFE
Santi Mina celebra uno de sus goles ante la Real Sociedad. / EFE

Dos goles de Santi Mina afianzan a los de Marcelino en la cuarta plaza

EFEVALENCIA

Un Valencia discreto, sobre todo en el segundo tiempo, se impuso a la Real Sociedad que, en muchas fases del encuentro fue superior a su rival y que no tuvo la suerte de cara en las jugadas clave del choque.

El segundo tanto local estuvo precedido por un fallo de Toño y Neto desbarató poco después una acción en la que es inexplicable que la pelota no entrara en la meta del Valencia.

El Valencia obtuvo un premio excesivo, de la misma forma que también fue excesivo el castigo de la Real, que ofreció una buena imagen en Mestalla, donde los locales vivieron un final agónico.

El encuentro dio comienzo con una fase de control de juego por parte de la Real Sociedad, que se adueñó del balón, aunque sin profundidad.

Al Valencia le costó arrebatárselo, pero paulatinamente empezó a manejar la pelota en el centro del campo y a aproximarse con cierta profundidad a la meta de Toño.

2 Valencia

Neto, Montoya, Gabriel Paulista, Murillo, Gayà, Carlos Soler (Zaza, m.66), Coquelin, Parejo, Guedes (Ferran Torres, m.73), Santi Mina y Rodrigo (Maksimovic, m.80)

1 Real Sociedad

Toño, Odriozola, Aritz, Llorente, De la Bella, Zurutuza (Bautista, m.78), Illarra, Zubeldia, Canales, Juanmi (Januzaj, m.68) y Oyarzábal

goles
1-0, m.34: Santi Mina. 1-1: m.53: Oyarzábal. 2-1, m.67: Santi Mina
árbitro
González Fuertes (comité asturiano). Amonestó por el Valencia a Rodrigo y Santi Mina y por la Real Sociedad a Juanmi, De la Bella y Canales
incidencias
Partido disputado en Mestalla ante 37.195 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el ertzaina Inocencio Alonso, fallecido este jueves en Bilbao en los incidentes previos al Athletic-Spartak de Moscú

El equipo visitante trataba de sacar la pelota controlada, pero la presión del Valencia le impedía hacerlo con comodidad y, además, le obligaba a correr algunos riesgos que los locales no supieron aprovechar en un par de pérdidas peligrosas de balón.

A medida que pasaban los minutos, el Valencia, conducido por Parejo,con el apoyo de Coquelin y Carlos Soler, crecía, aunque le costaba transformar su mejoría en claras ocasiones de gol.

De hecho, la primera de que dispuso fue la el 1-0, tras un balón robado en el centro del campo que Montoya envió a Mina para que, de cabeza, batiera a Toño.

Apretó más el Valencia hasta el descanso, sin que la Real le inquietara y el encuentro llegó a su ecuador con mínima ventaja local.

La Real volvió a dominar en el inicio de la reanudación, aunque con mucha más presencia en el área rival que en el primer periodo y tras una buena recuperación a la salida del balón, Oyarzábal empató el encuentro.

El Valencia estaba desorientado y la Real se había adueñado del partido a base de intensidad, manejo del balón y, sobre todo, anticipación, sin que el equipo local, cuando tenía el balón, tuviera ideas claras de lo que hacer con él.

Sin embargo, en una llegada aislada del Valencia por la izquierda, Toño no atrapó el balón y Mina puso el 2-1 en el marcador justo cuando peor lo pasaba su equipo ante una Real superior.

La dinámica apenas cambió, con la Real dueña del balón ante un Valencia que entró en el último cuarto de hora centrado en contener a un rival que buscaba al menos el empate y que pudo lograrlo en una falta que se saldó con un doble remate que no entró por muy poco en la meta local (m.79).

El peligro rondaba la meta local y sus salidas, el equipo de Marcelino García Toral se mostraba impreciso y sin apenas recursos para controlar el partido, a lo que se unieron unos los minutos de inferioridad tras la lesión de Paulista con los tres cambios ya realizados.