Jornada 20

El Atlético vuelve a estrellarse contra el Girona

Saúl intenta retener el balón ante Portu./Afp
Saúl intenta retener el balón ante Portu. / Afp

Como ya ocurrió en la primera vuelta, los rojiblancos empataron ante los hombres de Pablo Machín y le ponen la Liga más fácil todavía al Barça

JULIÁN ALÍAMadrid

Sumó el Atlético su segundo pinchazo de la semana en el Wanda Metropolitano al no pasar de las tablas ante el Girona. Los de Diego Simeone, que venían de caer en ese mismo estadio ante el Sevilla en la ida de los cuartos de Copa del Rey, sufrieron frente al correoso conjunto de Pablo Machín de un modo similar al de la primera vuelta y cosecharon un nuevo empate pese a adelantarse en el marcador por medio de Antoine Griezmann. Un nuevo tropiezo que pone al Barcelona en disposición de acabar la jornada con once puntos de ventaja sobre su inmediato perseguidor si vence el domingo al Betis en el Benito Villamarín.

De pocas ocasiones dispusieron ambos equipos en los primeros quince minutos, donde solo hubo un lejano disparo de Griezmann. La escasez de ideas a la hora de elaborar juego reflejó un partido de bajo ritmo donde el Atlético fue ganando protagonismo con el paso de los minutos y frenó con facilidad los intentos de contraataque del Girona, que pretendía salir rápido en transición tras cada recuperación.

En esa misma dinámica, la de las rápidas salidas tras robo, encontró el cuadro del Cholo Simeone sus dos mejores oportunidades de la primera mitad. En la primera, Yassine Bono le hizo un paradón al argentino Ángel Correa en un mano a mano, que lo intentó superar por arriba. En la segunda, se abrió el marcador. Clave tanto en ambas jugadas como en el devenir del encuentro fue Thomas Partey. El ghanés, que sobre todo durante los primeros 45 minutos se mostró por encima del nivel de sus compañeros, picó el balón hacia un perfecto desmarque de Diego Costa, que le regaló el gol a Griezmann con una dejada de cabeza justo antes de recibir un fuerte golpe del guardameta del Girona, muy desafortunado en su salida.

1 Atlético

Oblak, Vrsaljko (Vitolo, min. 80), Savic, Giménez, Lucas, Correa, Saúl, Thomas, Carrasco, Griezmann (Koke, min. 69) y Diego Costa (Gameiro, min. 60).

1 Girona

Bono (Gorka Iraizoz, min. 46); Aday Benítez, Juanpe, Bernardo, Ramalho, Mojica, Pere Pons, Àlex Granell (Timor, min. 84), Borja García, Portu y Olunga.

Goles
1-0, min. 34: Griezmann. 1-1, min. 75: Portu.
Árbitro
De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amonestó a Thomas, Vrsaljko, Giménez, Oblak, Juanpe, Aday Benítez y Bernardo.
Incidencias
Partido correspondiente a la vigésima jornada de Liga, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 55.076 espectadores.

El hispano-brasileño, errático en el pase pero acertado en el resto, permaneció una hora sobre el césped y fue sustituido por el francés Kevin Gameiro, que no tuvo ni por asomo la incidencia del delantero de Lagarto, siempre aportando desmarques a la espalda de la defensa y luchas en cada balón dividido.

Por su parte, el Girona no cuajó un buen primer tiempo y solo fue capaz de rematar una vez. Su única ocasión llegó en el minuto de descuento, donde Portu no fue capaz de conectar su remate tras una falta provocada por Thomas, que se llevó la cartulina amarilla. En la segunda mitad, se vio obligado Machín a realizar su primer cambio por los problemas físicos de Bono y dio entrada a Gorka Iraizoz, que al igual que el titular, detuvo un uno contra uno clave para el devenir del encuentro.

Con el 1-0 momentáneo, parecía más cerca el segundo gol de los atléticos que el primero del cuadro catalán. De hecho, pese al gran número de faltas del encuentro, el balón parado no había influido apenas en el mismo. Sin embargo, de ahí nació el empate de los visitantes. El siempre peligroso balón parado del Girona que había sido mitigado por Jan Oblak, que blocó todo esférico factible que se paseó por su zona de incidencia, acabó produciendo un mal rechace y un balón suelto que rondaba por el área rojiblanca y que aprovechó Portu con un remate acrobático para colocar el empate definitivo.

Quedaba entonces más de un cuarto de hora de partido. El Cholo, que había dado ya entrada a Koke y descanso a Griezmann, sustituyó al lateral croata Sime Vrsaljiko, que estuvo a punto de ver la segunda cartulina amarilla en la falta que originó el gol del Girona, por Vitolo en el minuto 80 para revertir la situación. No fue suficiente. En los diez minutos restantes el Atlético no fue capaz de crear peligro para la portería de Iraizoz y cerca estuvo de salir peor parado con las rápidas carreras a la contra del keniata Michael Olunga, que forzó una tarjeta para Oblak en el último minuto del tiempo reglamentario en una clara ocasión que no logró materializar para sellar la victoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos