Desacuerdo hasta en los porcentajes por el partido de Miami

David Aganzo. :: efe/
David Aganzo. :: efe

RODRIGO ERRASTI

madrid. El Girona-Barcelona, que la Liga desea se juegue en Miami el 26 de enero de 2019, sigue en el aire. Por el momento no se intuye un acuerdo y más viendo las versiones que ofrecieron tras la reunión celebrada entre LaLiga y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). «Con la información que tenemos, bajo a un 20 o a un 10%» las posibilidades de que el partido se celebre, dijo tras la reunión el presidente de la AFE, David Aganzo, en respuesta a su homólogo de la LaLiga, Javier Tebas, que había cifrado en un 90% las posibilidades del partido unos minutos antes. «Yo vengo diciendo que creo que hay un 90%, estamos trabajando, y creo que conseguiremos que ese partido se juegue», dijo el mandatario de la patronal.

En público se sigue jugando un partido que tiene muchas aristas y que ha generado mucha controversia desde que en verano, y sin conocimiento previo de otras instituciones y clubes, LaLiga anunció haber llegado a un acuerdo con la empresa norteamericana Relevent, para desarrollar la marca LaLiga en Estados Unidos, incluyendo la celebración de partidos ligueros durante los próximos 15 años. Aunque en privado muchos clubes se muestran en contra de la iniciativa, otros han acogido bien la opción de jugar un encuentro allí incluso pese a que fuese una decisión unilateral de La Liga. «No creo que tomar las decisiones de forma unilateral no son las adecuadas. Queremos que se valore al jugador, la afición y los árbitros», reiteró Aganzo.

El sindicato de futbolistas mantiene sus dudas sobre ese partido en Estados Unidos en enero y ha pedido más datos sobre «este proyecto» de La Liga, que a su juicio «contraviene lo establecido en los artículos 8 (horario), 9 (descanso semanal) y 37 (actuaciones conjuntas AFE - LNFP.) del convenio colectivo vigente» entre ambas instituciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos