La atípica renovación de Muniain

Iker Muniain (dcha.), durante el entrenamiento de ayer en Lezama. :: EFe/
Iker Muniain (dcha.), durante el entrenamiento de ayer en Lezama. :: EFe

Rechaza la habitual cláusula de rescisión como «muestra de fidelidad» al Athletic

AMADOR GÓMEZ MADRID.

Iker Muniain y el Athletic firmaron ayer una atípica y «sorprendente» renovación de contrato, como la calificó el propio delantero, al no incluir cláusula de rescisión en el compromiso entre ambas partes hasta junio de 2024. Como «muestra de fidelidad» al Athletic y, al contrario de lo que es una práctica habitual en el fútbol, Muniain ha mejorado y ampliado su contrato con el club bilbaíno sin compensación para la entidad en el caso de que el jugador decidiese romperlo unilateralmente. Muniain tenía hasta ahora una cláusula de 45 millones de euros que ha desaparecido, ya que considera que «es lo más justo, como forma de agradecer al Athletic su apoyo incluso cuando ha habido malos momentos».

Desde 1985 los futbolistas de la Liga tienen la posibilidad de rescindir su contrato, a cambio de una cláusula establecida en el momento del acuerdo o fijada por un tribunal de justicia ordinaria. Por tanto, dado que no existe tal rescisión en el compromiso contractual entre Muniain y el Athletic, si el futbolista desea algún día abandonar el club de su vida, en caso de que no hubiese pacto entre vendedor y comprador, deberá ser un juez quien marcará su precio de salida, basado en su salario, que a partir de ahora será de unos cuatro millones de euros limpios anuales, cuando hasta el momento cobraba 2,5 millones.

La renovación de Muniain supone un caso inusual en España desde hace tres decenios, cuando el decreto 1.006 instauró las cláusulas de rescisión como instrumento de los clubes para blindar a sus futbolistas y de los jugadores para desvincularse bajo pago de una cantidad que, lógicamente pagada por el comprador, debe ser depositada en LaLiga por el propio implicado, para que la patronal la transfiera al vendedor. Supone una rareza, ya que el navarro, que cuando era niño rechazó a Osasuna porque su único deseo era defender los colores del Athletic de Bilbao, tiene previsto continuar su carrera en el club con el que cumple su décima temporada con 25 años y hasta el momento ha disputado 359 partidos oficiales (en los que ha sumado 51 goles). Ha sido tentado por otros, pero no quiere irse.