Ni el Valencia más italiano puede con Cristiano

Chielline, Cristiano y Bentancour celebran el resultado. :: afp/
Chielline, Cristiano y Bentancour celebran el resultado. :: afp

El portugués acaba con las opciones de los de Marcelino con una bicicleta para regalarle el gol a Mandzukic

MIGUEL OLMEDA

madrid. Casi una hora duró el sueño del Valencia en Turín, 58 minutos de ejecución impecable del plan de Marcelino. Entonces apareció el talento de Cristiano. Pedalada a la derecha, pedalada a la izquierda, el portugués se dejó a Gabriel en el derrape y regaló a Mandzukic el gol sobre la línea. Un tanto que fue definitivo y que enterró las opciones de milagro valencianista en la última jornada: ganó el United en Bernay; en la ciudad del Turia tendrán que conformarse con la Europa League.

1 JUVENTUS

0 VALENCIA

Juventus
Szczesny; Cancelo, Bonucci, Chiellini, Álex Sandro (Cuadrado, m.46); Pjanic, Bentancur, Matuidi; Dybala (Douglas Costa, m.79), Ronaldo y Mandzukic.
Valencia
Neto, Wass, Diakhaby, Gabriel Paulista, Gayà; Parejo, Kondogbia (Carlos Soler, m.72), Coquelin, Guedes; Rodrigo (Gameiro, m.46) y Santi Mina (Batshuayi, m.67).
Gol
1-0, m.59: Mandzukic.
Árbitro
William Collum (SCO). Amonestó por el Valencia a Gayà, Diakhaby, Guedes, Batshuayi y Kondogbia, y por el Juventus a Bentancur, Matuidi y Cuadrado.

Marcelino había aprendido de la derrota ante la Juventus en el debut de Champions y para el duelo de vuelta dibujó con escuadra y cartabón un Valencia geométrico, paralelo en todas sus líneas, sin espacio para la estampida 'bianconera'. Las intenciones del asturiano ya se intuían en el calentamiento: Soler al banquillo y Coquelin a la banda derecha. Momento para el cemento en detrimento de la fantasía.

La estrategia valencianista funcionó sin fisuras durante la primera mitad. De un tiempo a esta parte, Gabriel Paulista se ha transformado como central y parece haber olvidado hasta su nacionalidad. Juega con la concentración de un uruguayo, antónimo defensivo del zaguero brasileño. En Turín ordenó al alocado Diakhaby, corrigió a Wass y se metió en el bolsillo a un kamikaze del área como Mandzukic. Sólo Cristiano pudo quebrarle la cintura en una ocasión.

El problema del 'murciélago' llegó en el área contraria. Replegado en el balcón de su área, fio sus opciones de gol al contragolpe de Guedes, Rodrigo y Santi Mina. Sucede que el portugués juega lastrado físicamente, el hispano-brasileño no está ni se le espera (al descanso fue sustituido) y el gallego se maneja mejor en un recoveco que con 40 metros para correr. Total que el Valencia llegaba al entretiempo sin contabilizar una sola ocasión de peligro. Hasta que se encontró con un córner en la última jugada que Parejo ejecutó de manual: plano, tenso y al primer palo. La potencia de Diakhaby hizo el resto, pero Szczesny se estiró para mantener la portería que heredó de Buffon tal y como la recibió: inmaculada.

En cinco minutos el partido pudo tomar todas las direcciones posibles. Betancur, vieja escuela charrúa, rascó el tobillo de Guedes y se jugó la segunda amarilla. Casi a continuación, Cristiano recibió en el interior del área con un metro para encarar. Más fino que en sus últimas temporadas, el portugués desbordó con facilidad y asistió a Mandzukic para que marcase el 0-1. El tanto del croata estuvo a punto de quedar en anécdota con a la réplica de Diakhaby, pero el colegiado acertó al señalar en su remate una mano poco disimulada.

Ni con Soler y Batshuayi en el campo anduvo cerca el equipo de Marcelino de meter mano a la Juventus, tranquila mientras reposaba en las espaldas de Bonucci y Chiellini. Fue Neto el único portero que tuvo trabajo en la última media hora.

 

Fotos

Vídeos