Santi Mina resuelve los problemas del Valencia

Celebración de Santi Mina tras uno de sus dos goles. :: afp/
Celebración de Santi Mina tras uno de sus dos goles. :: afp

MIGUEL OLMEDA

«Estamos muy cerca de ganar», aseguraba Marcelino García Toral en la previa del choque ante el Young Boys. Concretamente, a un gol de distancia. Para acabar con la mayor sequía de su historia, el Valencia confió los deberes a Santi Mina, un jornalero del área pequeña, y el gallego agradeció la oportunidad como mejor sabe: marcando dos tantos para sellar la primera victoria de esta Champions.

3 VALENCIA

1 YOUNG BOYS

Valencia
Neto, Wass, Garay, Gabriel, Gayà, Soler, Coquelin, Kondogbia (Vezo, min. 87), Guedes (Ferrán Torres, min. 75), Rodrigo y Mina (Gameiro, min. 68).
Young Boys
Von Ballmoos, Mbabu, Lauper, Von Bergen, Benito, Fassnacht (Nsame, min. 61), Sow, Sanogo, Ngamaleu (Sulejmani, min. 46), Assalé y Hoarau (Aebischer, min. 75).
Goles
1-0: min. 14, Mina. 1-1: min. 37, Assalé. 2-1: min. 42, Mina. 3-1: min. 56, Soler.
Árbitro
Kovács (Rumanía). Amonestó a Santi Mina, Gayà, Ngamaleu, Mbabu, Benito, Lauper y Von Bergen; y expulsó con roja directa a Sanogo, en el minuto 77.

El Valencia salió con determinación a jugarse un envite con sabor a órdago. Cómodo con las valientes intenciones del Young Boys, el equipo de Marcelino mordía en la presión y corría al contragolpe, dos de los mandamientos del librillo del asturiano. Pudo marcar Rodrigo en un mano a mano anulado por fuera de juego que el VAR habría permitido y marcó Santi Mina, que desde que regresó de su lesión vive un matrimonio con el gol: lleva cuatro en tres partidos.

En realidad el 1-0 lo fabricaron entre Rodrigo, dejando detalles de la versión que le llevó al Mundial, y Carlos Soler, de largo el mejor del partido. En un rechace apareció Santi Mina para que Mestalla celebrase su primera diana de Champions en más de tres años.

El gol del gallego espoleó todavía más el dominio del Young Boys, también en parte porque el Valencia reculó dos pasos. Parecía un mal negocio en vista de los precedentes del curso, y así terminó siéndolo. Primero pudo empatar Assalé y en su segunda ocasión no falló.

Debería el Valencia reflexionar acerca de su reacción al 1-1 y tomarla como referencia. No se habían cumplido ni cinco minutos del empate cuando, en una jugada que empezó en la banda izquierda y acabó en la derecha para que Soler dibujase una rosca perfecta para que Santi Mina anotase su segundo.

Tras el descanso Soler, todavía más enchufado que en la primera mitad, con una cabalgada que él mismo finalizó con frialdad (3-1) para que Marcelino, por fin, pueda respirar un poco más tranquilo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos