El Atlético marca al ritmo de Antoine

Antoine Griezmann./
Antoine Griezmann.

Griezmann ha participado en 18 de los últimos 20 goles -13 tantos y cinco asistencias- del Atlético en el Metropolitano

JAVIER VARELA MADRID.

El Metropolitano cuenta con poco más de un año de vida pero ya tiene sus tradiciones. Una de ellas es cuando se produce un apagón eléctrico y comienza un juego de luces espectacular mientras por la megafonía del estadio atrona la guitarra de Angus Young, ese componente de los AC/DC con alma de 'Principito' que sigue vistiendo como un colegial en sus conciertos a pesar de superar los 60. Ese sonido es la seña de identidad de 'Thunderstruck', la canción con la que se anuncia el once elegido por Diego Pablo Simeone en el Metropolitano y que ya es un clásico en la nueva casa rojiblanca. Otra de sus tradiciones es que en ese once esté Antoine Griezmann, 'El Principito' del Atlético. Su nombre ha sonado en el once titular en 22 de las 28 veces que ha jugado el conjunto rojiblanco en su estadio desde que se inaugurara el 16 de septiembre de 2017. Sólo se quedó en el banquillo en cuatro partidos de Liga, uno de Copa y uno de Europa League. Esta campaña Griezmann ha sido titular en todos los partidos y suma 798 minutos a pesar de haber llegado más tarde tras conquistar el Mundial.

Su importancia se antoja vital en el conjunto rojiblanco. Es el santo y seña del Atlético, el jugador más mediático, el que copa las portadas, el que tiene el sueldo más elevado -sólo por detrás de Leo Messi en la Liga- y sobre el que gira todo el juego. Y, por si fuera poco, el Atlético marca al ritmo de Antoine. Griezmann ha participado en 18 de los últimos 20 goles del Atleti en el estadio colchonero. Ha hecho su tradicional celebración del Fornite 13 veces -aunque en los dos ante el Brujas sorprendió con una nueva forma de festejarlos- y ha regalado 5 asistencias -la última la que permitía a Koke cerrar el partido ante el conjunto belga-. «Tengo que seguir mejorando y seguir así para ayudar al equipo», decía tirando de humildad tras su exhibición en la Champions. «Me queda mucho por mejorar y quiero saber dónde está mi techo», añadía desafiante. Y si su importancia es vital en los partidos que juega el Atlético en casa, cuando se trata de la Champions su valor crece todavía más. El francés ha participado directamente en 15 de los últimos 22 goles logrados por el Atlético en la máxima competición europea.

Los datos, que ya de por sí son contundentes, confirman que Antoine Griezmann además de ser una estrella es un jugador de equipo. El francés es puro talento individual pero también es trabajo colectivo. Ante el Brujas firmó su mejor partido de la temporada y demostró que sabe marcar -lo hizo por partida doble- y que sabe asistir. Sólo la falta de acierto de sus compañeros impidió que marcaran algún gol más en la colección de regalos que ofreció el delantero galo. Griezmann además de hacer los dos primeros fabricó el tercero en una jugada marca de la casa en el minuto 94. Una carrera, un último 'sprint' y un ejemplo de compromiso. Demostró que cuando está en el campo el Atlético es otra cosa. Sobre todo cuando en los prolegómenos del partido suena la canción de AC/DC. Y fuera de él, demostró haber madurado al asumir «culpa» de la eliminación en Champions de la pasada campaña.

 

Fotos

Vídeos