El Atlético de Madrid, a octavos gracias a las rebajas de Mónaco

Correa festeja con Griezmann el gol del francés. :: efe
/
Correa festeja con Griezmann el gol del francés. :: efe

Los rojiblancos superan con facilidad a un rival alejado del nivel de la competición y que falló un penalti

RODRIGO ERRASTI

Madrid. Mónaco es considerado uno de los lugares más glamourosos del mundo pese a tener apenas 2 kilómetros cuadrados de superficie. Su equipo está muy lejos de eso ahora mismo. Ningún turista optaría por perder dos horas de su vida en el principado viendo un partido del equipo local. En el Metropolitano completó una actuación casi esperpéntica, ante un Atlético que tuvo la opción de evitar desgastarse tras comenzar ganando en el primer minuto con un gol de rebote. Sólo al final remoloneó un poco y le pudo costar caro.

0

0

Desde ese punto inicial hay que analizar el duelo con el que el Atlético obtuvo la clasificación matemática para los octavos de final de la Champions League, objetivo perdido la pasada campaña por dos empates ante un Qarabag que también golearía a ese conglomerado que ahora mismo dirige Henry, que parecía no tener claro ni el sistema pero tampoco la idea de juego.Con todas las facilidades del mundo, y más desde que en la primera llegase un gol afortunado de Koke, Griezmann disfrutó aprovechando el pasillo que había por la izquierda. Desde allí llegó el 2-0, tras una gran jugada de Correa, dejó en el suelo a un rival y Griezmann, gustándose, anotó con el exterior del pie izquierdo cruzado el pase atrás.

Atlético
Oblak, Arias, Savic, Lucas Hernández, Filipe Luis, Thomas, Koke (Vitolo, min. 46), Rodri, Correa (Saúl, min. 69), Lemar (Kalinic, min. 62) y Griezmann
Mónaco
Benaglio, Biancone, Raggi, Jemerson, Nacer Chadli (Diop, min. 63), Badiashile, Massengo, Golovin (Thuram-Uliem, min. 63), Tielemans, Grandsir y Sylla (Falcao, min. 55).
Goles
1-0: min. 2, Koke. 2-0: min. 24, Griezmann.
Árbitro
Mattias Gestranius (FIN) Amonestó a Griezmann, Tielemans, Biancone, Thomas, Filipe. Doble amarilla a Savic (62' y 82').

Lo celebró junto a Lemar, que rozó un tanto falta directa pero el palo lo evitó, haciendo yoga. Podían haberse quedado fuera del campo, que ni con dos más hubiesen sufrido los locales. Oblak, que alcanzó su partido 50 en Champions (26 de ellos sin encajar) ni se manchó antes del descanso. El que si lo hizo fue Griezmann, que se fajó en defensa y se llevó la única amarilla del primer acto. 'Grizzi', que asumió no haber estado la temporada pasada a su nivel y eso había influido en la eliminación rojiblanca, se esmeró en demostrar su liderazgo. Simeone, viendo el panorama, optó por que Koke no regresase de la caseta para conceder minutos a Vitolo y más tarde a Kalinic por Lemar.

Sucedió poco después de que la entrada de Falcao hubiese animado al personal, que coreó sus canciones y recordó con cariño aquella etapa del colombiano. La media hora final se igualó algo más al menos en la posesión. De todos los presentes sólo Simeone parecía enchufado al duelo, ya que lamentó que Benaglio evitase el tercero de Thomas desde lejos. Y tenía razón, porque Savic se puso en medio de un disparo de Tielemans y la pelota pegó en su mano. Segunda amarilla y penalti con diez minutos por delante. Pero Falcao no lo metió entre palos y evitó que el Metropolitano viviese el clásico final con taquicardia. El final fue extraño, porque Simeone parecía enfadado por las llegadas que concedieron los suyos, ya con diez, y Henry contento de no haberse llevado una goleada.

 

Fotos

Vídeos