Ultras del Barça se toman la venganza por un ataque sufrido en París en 2013

Una imagen del partido de ayer en el Camp Nou. /
Una imagen del partido de ayer en el Camp Nou.

Dos hinchas del PSG, heridos tras ser apuñalados en los aledaños del Camp Nou mientras sus agresores gritaban «¡Visca el Barça!»

CRISTIAN REINObarcelona

La violencia se ha instalado en el fútbol español. Diez días después de que un miembro de los 'Riazor Blues' muriera tras una pelea con ultras del Frente Atlético, cerca del Calderón, dos hinchas del PSG fueron atacados y apuñalados el miércoles a la salida del Barcelona-París Saint-Germain, en los aledaños del Camp Nou. Uno de ellos sufrió heridas leves y ya está dado de alta, mientras que el otro, un ciudadano francés residente en Barcelona, tuvo que ser hospitalizado por una puñalada bajo el pulmón, aunque su vida no corre peligro. No obstante, seguía ingresado en el hospital Clínic de la capital catalana. Los Mossos trataban de identificar a los autores e investigaban además si las dos agresiones tuvieron relación entre sí, pues se produjeron no en el mismo lugar, pero sí cerca, a pocos metros del coliseo blaugrana y poco después de la finalización del partido.

La acción más violenta, la que que sufrió el hincha francés que está hospitalizado, la protagonizaron dos individuos encapuchados. Se sospecha que los agresores podrían estar vinculados a los Casuals, la facción ultra de los Boixos Nois, que actuaron presuntamente por venganza -algunas fuentes incluso hablaron de «cacería» contra los galos- después de que hinchas radicales del Barça fueran atacados hace un año en un desplazamiento a París. Un amigo del joven apuñalado relató en la emisora Rac-1 que durante el ataque los agresores gritaban «¡Visca el Barça!». En el caso de la segunda víctima, la que sufrió heridas leves, los Mossos, al cierre de esta edición, no descartaban ninguna hipótesis, tanto la apuntaba que pudiera haber sufrido un ataque para robarle el móvil, o que le agredieran por ser hincha del PSG y ademas aprovecharan para robarle.

El FC Barcelona, que durante la etapa de Joan Laporta expulsó a los Boixos Nois del estadio, guardó silencio durante todo el día, a la espera de la investigación policial. En cualquier caso, existían dudas sobre la decisión de la seguridad del club catalán, que al acabar el partido no optó por que los aficionados franceses esperaran dentro del campo a la espera de que se desalojara el estadio, como suele ocurrir en los partidos de alto riesgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos