Un 'Faraón' con piel de cordero

Sergio Ramos celebra un gol en Champions./
Sergio Ramos celebra un gol en Champions.

Sergio Ramos apela al espíritu de Múnich, asegura que el Real Madrid se merece la 'décima' y traslada la presión del favorito al Atlético

IGNACIO TYLKOMadrid

Mediático, asiduo del papel couché y uno de los mejores centrales del mundo, aunque Luis Aragonés le condujo al éxito como lateral derecho, Sergio Ramos está obsesionado con la 'décima' para dar satisfacción al madridismo y celebrar el único gran título que le falta en una carrera jalonada de éxitos. Con sólo 28 años aún, el sevillano completa su novena temporada en el Real Madrid y ha disputado nada menos que 116 partidos con la selección. Ha conquistado dos Eurocopas y un Mundial con 'La Roja' y con el club blanco presume de tres ligas, dos Copas del Rey y dos Supercopas de España.

«Es un sueño llegar a mi primera final de Champions después de casi una década en el Real Madrid y de caer las tres últimas temporadas en semifinales. Ojalá nos salga el partido de nuestras vidas porque nos lo merecemos los jugadores, el equipo, el entrenador y la afición», subrayó el 'Faraón de Camas' en la jornada de puertas abiertas a la prensa organizada por la UEFA en Valdebebas. Está empeñado Ramos en alcanzar la meta y no hay mejor ejemplo de su demostración, orgullo, compromiso, fuerza, potencia y decisión que su exhibición en el Allianz Arena de Múnich, «el mejor partido del Madrid en toda la temporada».

Marcó dos goles que tumbaron al equipo de Pep Guardiola y le dejaron sin capacidad de reacción. Es el baluarte del Real Madrid en las acciones de estrategia y, junto a Cristiano Ronaldo, es uno de esos jugadores capaces de echarse al equipo encima por su carácter y gen ganadores. Autor de cinco goles en 12 días, cuatro de cabeza y uno de falta, frente a Osasuna, Bayern, Valencia y Valladolid, dejó patente en los últimos tiempos que disfruta de su mejor momento del año.

Aunque el Real Madrid se dejó llevar por la indolencia en las jornadas finales del torneo de la regularidad y tiró la Liga conquistada por el Atlético, Ramos confía en que ese empate en Pucela y la derrota en Vigo, que indignaron al presidente Florentino Pérez, no les pasen factura y se queden en meras anécdotas con la 'décima' ya en las vitrinas de Concha Espina. «No creo que afecten esos encuentros. Hay que centrarse en la final. El que no salga enchufado, no tiene sangre. Ganará el que menos errores cometa y más concentrado esté». Asume que es un todo o nada: «Sería duro perder y un sueño ganar».

Confía en que Cristiano Ronaldo llegue en buenas condiciones, pero le preocupa sobre todo el estado de Pepe. «Es uno de los mejores del mundo y está tocado», confiesa. No se inquieta por los rivales. Ni tan siquiera según dice, por la evolución de Diego Costa, y regala la condición de favorito al Atlético. «Desde mi punto de vista es así porque es el actual campeón de Liga, ¿no? No es menos que el Barça, el Madrid o el Chelsea. Se lo han ganado ellos». Esa táctica de trasladar más responsabilidad a los colchoneros no caló en el rival. «Sergio nos quiere engañar y tendernos una trampa. Es un ganador y seguro que no piensa lo que dice. Por historia y presupuesto, no podemos ser favoritos», le replicaron los atléticos, con Juanfran a la cabeza. Sabe bien Ramos que «salir con presión sería un problema».