Futbolista y médico... en el mismo partido

Ana Sáenz de Pipaón/CÓRDOBA CD
Ana Sáenz de Pipaón / CÓRDOBA CD

La jugadora riojana del Córdoba Ana Sáenz de Pipaón socorre a una rival desmayada durante un partido del fin de semana

EFECórdoba

La jugadora riojana del Córdoba Ana Sáenz de Pipaón, conocida como Pipa, tuvo que pasar en pleno partido de su papel de futbolista al de médica cuando una adversaria sufrió un desvanecimiento y ella, como profesional sanitaria, se apresuró a socorrerla en un encuentro de la Segunda División femenina.

La joven logroñesa, médica de profesión, se convirtió así en la protagonista involuntaria del partido que su equipo disputó frente al E.F. Peña El Valle en el Estadio Municipal del Valle de Montijo (Badajoz), en el que tuvo la templanza y la determinación necesarias para acudir de inmediato a auxiliar a la jugadora del cuadro extremeño.

El hecho ocurrió a los diez minutos del encuentro, cuando la futbolista del Peña El Valle Ana Paredes se desplomó sobre el césped y, en medio de la confusión general, la defensa central cordobesista, de 25 años, actuó de modo rápido y certero, según desveló en sus medios oficiales el Córdoba.

En esos momentos, los nervios se apoderaron de todos los presentes, especialmente de la madre de la jugadora del equipo de Montijo, que animaba desde la grada.

«Me acerqué corriendo, les dije que era médico y me dispuse a echar una mano», relata la jugadora del Córdoba, que, después de realizar las primeras comprobaciones, se cercioró de que su compañera no sufría ningún daño «en la cabeza» y chequeó «que tuviera las pupilas reactivas, que estuviera consciente y orientada».

Entonces, solicitó que le llevaran «material para medirle la glucosa y la tensión porque sospechaba que podía ir por ahí», recuerda Pipa, que acto seguido comprobó, efectivamente, que la chica tenía el nivel «muy bajo», y «más aún para jugar al fútbol».

«La tranquilicé, le dimos batido de chocolate y le dije que se iría recuperando», explica la médica y zaguera blanquiverde, que logró reanimar a la jugadora del equipo extremeño antes de ser trasladada a un centro hospitalario en el que quedó ingresada en observación y fuera de peligro.

Fue la mejor jugada de la doctora Ana Sáenz de Pipaón, que, tras su actuación, volvió a tener que esmerarse en frenar los ataques del rival y a convertirse en Pipa, la central de un Córdoba que ganó por un rotundo 1-7 el partido.

Temas

Fútbol
 

Fotos

Vídeos