Final

Sevilla, de blanquinegro y azulgrana

Aficionados del Valencia en Sevilla./EFE
Aficionados del Valencia en Sevilla. / EFE

La capital andaluza acoge el último gran desembarco de aficionados antes del cambio de formato en Copa | Los incidentes durante la madrugada dejan 23 aficionados detenidos y cinco policías heridos

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSSevilla

Sevilla tiene un color especial, decían los Del Río en una canción convertida en símbolo de la magia de la capital andaluza. Desde ayer, los colores de la antigua Hispalis han mutado en blanquinegro y azulgrana ante el desembarco de aficionados del Valencia y del Barça, que en muchos casos hicieron acto de presencia en la ciudad que acogerá la final de la Copa del Rey mucho antes que los propios equipos, que hasta hoy mismo no han llegado a la ciudad del Guadalquivir.

Las estaciones de autobuses de Sevilla, el aeropuerto de San Pablo y especialmente la estación ferroviaria de Santa Justa se convirtieron durante toda la jornada del viernes e incluso en la mañana de hoy en un incesante goteo de aficionados ataviados con camisetas, bufandas y banderas de los finalistas coperos en el último gran desembarco propio de una final antes del cambio de formato del torneo previsto para la próxima temporada, que es contemplado por los sevillanos entre el calor y la simpatía del anfitrión y el pique deportivo derivado de que Barça y Valencia eliminasen a Sevilla y Betis en sus caminos hasta la final.

Más de 21.000 aficionados de cada equipo estarán presentes en el Benito Villamarín para llenar de colorido el coliseo bético en su primera final de la Copa del Rey, una cita que la ciudad ha acogido tres veces, la última de ellas en 2001 en La Cartuja, y que en esta ocasión se ha dejado notar en el impacto económico que supone para la hostelería de la ciudad y en un incremento de hasta un 149% en el precio de las habitaciones de hotel.

A pesar de que a lo largo de todo el viernes era habitual toparse con aficionados del Barça y del Valencia en las terrazas de la ciudad, animados ante el buen tiempo de una jornada que no obstante, estuvo lejos de las sofocantes temperaturas veraniegas de Sevilla, las 'fan zones' habilitadas para ambas hinchadas todavía no presentaban el ambiente festivo que se espera para toda la jornada de hoy. Ambos recintos, situados en la Avenida de Las Razas, junto al Guadalquivir, en el caso de la afición che, y en la Avenida de Italia, muy próxima a la ciudad deportiva del Betis, para los seguidores azulgranas, han abierto sus puertas a las 10:00.

Sin embargo, agentes de la Policía Nacional han detenido esta madrugada a 23 aficionados radicales del Fútbol Club Barcelona por los altercados que estaban protagonizando en la barriada sevillana de Nervión. Los detenidos portaban palos y objetos contundentes y destrozaban el mobiliario urbano que encontraban a su paso. Los agentes, de los que cinco resultaron heridos leves, han requisado la entrada a los arrestados para que no puedan acceder al partido.

Más de 1.300 agentes velan por la seguridad de un partido que además ha contado esta vez con una iniciativa novedosa en cuanto a la venta de entradas, puesto que la Federación ha puesto a la venta hasta un millar de ellas nominativas al precio de 20 euros para desempleados de larga duración, jubilados y miembros de familias numerosas, que fueron retiradas a lo largo de la jornada del pasado jueves y de ayer.