UN QUEBRADERO MENOS

Los jugadores de la UD Logroñés
celebran el primer gol de Marcos 
André. :: Juan Carlos Román/El Comercio/
Los jugadores de la UD Logroñés celebran el primer gol de Marcos André. :: Juan Carlos Román/El Comercio

La UD Logroñés logra su primera victoria oficial y elimina al Langreo de la Copa, al que visitará el domingo

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

langreo. La UD Logroñés desterró ayer de su cabeza un quebradero: el de la primera victoria. No llego en Liga, pero sí en Copa. Se trata de ganar. Donde sea y contra quien sea. Lo logró en Langreo, ciudad que visitará el domingo de nuevo. Dos goles de Marcos André sirvieron para alcanzar el éxito, aunque los riojanos acabaron sufriendo viéndose huérfanos del balón y por el empuje local.

1 LANGREO

2 UD LOGROÑÉS

Langreo
Adrián, Otia, Alain, Zubiri, Cabranes, Samba, Calvillo, Dani Abalo (Riki, 63), Aimar, Omar (Javi Sánchez, 63) y Sergio Ríos.
UD Logroñés
Buigues, Santos,Bijimine, Santamaría, Flaño, Remón, Salvador (Andy, 79), Víctor López (Borj, 62), Olaetxea, Rubén Martínez (Rubén, 88) y Marcos André.
Goles
0-1, m. 14. Marcos André supera a Adrián con un disparo desde dentro del área, tras centro de Víctor López; 1-1, m. 76. Marcos André, a puerta vacía; 1-2, m. 78, Ríos, de penalti.
Árbitro
Eiriz Mata. Colegio Gallego. Ayudado por Pérez Dapia y Gil Soriano. Amonestó a Samba, Buigues y Borja.
Incidencias
Nuevo Gánzabal de Langreo. Primera ronda de la Copa del Rey. Langreo y UDL homenajearon a Titi en su adiós al fútbol.
Eje central El equipo necesita seguridad en su centro de la zaga y ayer generó dudas y permitió ocasiones al rival.

Ganar hoy o hacerlo el domingo. Era la duda en la grada del Nuevo Ganzábal. Duda de los aficionados del Langreo, para los que la Liga es mucho más importante que la Copa. Más de uno sacrificaba el partido de ayer por un buen resultado en cuatro días. Duda que la UD Logroñés no se podía permitir en su primer desplazamiento. Necesitaba pasar a a la segunda ronda de la Copa y necesita sumar su primera victoria liguera, el domingo.

Hubo rotaciones en todas las líneas. Para eso está la Copa. Buigues en portería; Santos, en el lateral derecho; Remón, en el eje; Olaetxea, en la media punta; Víctor, en la banda derecha; André, como único punta. Y alguno más, como el regreso de Bijimine o el traslado de carril de Flaño. Había que probar nuevas variantes.

Los riojanos sufren cuando no tienen el balón o cuando se muestran dubitativos en defensa El Cartagena será el rival de los blanquirrojos en la siguiente ronda copera

Los blanquirrojos mostraron su perfil desde el primer momento. Querían el balón y su deseo se vio reforzado por la renuncia de a él del Langreo, que extremó precauciones y jugó con cinco en defensa cuando atacaba la UD Logroñés. Así el balón circuló de banda a banda, como le gusta a Sergio Rodríguez, y con su traslado llegaron las primera escaramuzas. Siempre por la derecha. En la primera seria, Víctor López puso un balón de gol de esos que no se desaprovechan. Marcos André completó la jugada coral sorprendiendo su llegada al área y su golpeo seco. Gol. A la primera. Mejor, imposible.

Pudo repetir la UD Logroñés en una jugada del mismo corte, pero el disparo de Rubén Martínez llegando al primer palo lo despejó Zubiri. De nuevo Víctor López por banda derecha. Cierto es que los riojanos tenían el partido absolutamente controlado, pero algunos desajustes defensivos hicieron creer a su adversario, que apenas llegaba con balones en largo. Omar pudo marcar, pero respondió Buigues, en una jugada muy similar que sirvió a Sergio Benito para anotar en Las Gaunas. Esas dudas se incrementaron en el segundo periodo, porque además los blanquirrojos, ayer de negro, perdieron la posesión del esférico.

El Langreo dio un paso adelante tras escuchar a Hernán Pérez en el vestuario. Paso adelante y posesión. Se habían intercambiado los papeles. La UD Logroñés retrasaba su posición. Omar dio un primer aviso al llevarse el balón entre los dos centrales, que le sacaban muchos centímetros y kilos de ventaja. Disparó alto. Debilidad en el eje. Despiste. Como ustedes quieran. Presionada el Langreo, quería, pero le costaba. Se lleva los despejes, pero le falta calidad para jugar por abajo. Así, un rechace no alcanzado por los locales sirvió para que Marcos André se fuera por velocidad, jugara con Rubén Martínez, que estrellaba el cuero en la madera. El brasileño marcaba a puerta vacía. 0-2. Minuto 76. Partido cerrado. Poco antes, los dos y Olaetxea habían mostrado el camino. El vasco remató al centro después de que el colegiado no señalara un claro penalti a Rubén.

Sin embargo, el colegiado varió el rumbo del partido al señalar una pena máxima que nadie vio. Presumiblemente, sobre Aimar; presumiblemente, de Mikel Santamaría. Todo presumible, menos el gol, de Ríos, que fue real. Doce minutos faltaban todavía. Doce minutos de sufrimiento para los blanquirrojos. El Langreo no encontró el camino. A la UD Logroñés le costó hacerlo.

En la siguiente ronda les espera el Cartagena, un histórico llamado a todo en Segunda B al que ayer le costó eliminar al Don Benito (0-1).

Ganar. La UD Logroñés necesitaba ganar para calmar ánimos y reforzar la confianza en su proyecto. Lo logró y evitó un mazazo.

Pérdida del balón. Este equipo sufre mucho sin el esférico y cualquier adversario le hace daño. En la segunda mitad lo pasó mal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos