El primer sonrojo del 2019

Coutinho tira el penalti con el que el Barcelona logró el gol. :: reuters/
Coutinho tira el penalti con el que el Barcelona logró el gol. :: reuters

Coutinho maquilla la derrota (2-1) de un irreconocible Barça obligado a remontar la eliminatoria

JESÚS BALLESTEROS BARCELONA.

El primer sonrojo del 2019 ha tardado poco en llegar. Un irreconocible Barça caía ante un Levante al que hace nada goleaba en este mismo escenario de forma contundente. Pero lo más parecido al equipo azulgrana visto sobre el verde del Ciutat de Valencia era el escudo que portaban los pupilos de Valverde.

0

0

Levante:
Aitor; Cabaco, Chema (Jason, min. 69), Postigo, Coke; Simón, Prcic, Campaña, Rochina (Doukouré, min, 75); Mayoral y Boateng (Morales, min. 62).
Barcelona:
Cillesen; Semedo, Murillo, Chumi (Lenglet, min. 58), Miranda (Sergi Roberto, min. 46); Busquets, Vidal, Aleñá; Malcom (Denis Suárez, min. 67), Dembélé y Coutinho.
Goles:
1-0: min. 3, Cabaco. 2-0: min. 18, Borja Mayoral. 2-1: min. 85, Coutinho.
Árbitro:
De Burgos Bengoetxea (vasco). Amonestó a Murillo, Aleñá, Prcic, Chumi, Cabaco, Busquets, Borja Mayoral.
Incidencias:
20.000 espectadores.

La ida de los octavos de final de la Copa ponía en su sitio al experimento cargado de rotaciones del técnico barcelonista. Ni rastro de las supuestas estrellas más allá del gol de penalti de Coutinho que allana algo el camino de una posible remontada en apenas una semana. Está obligado a ello el vigente campeón del torneo si de revalidar título se trata.

La sobriedad defensiva de hace unos meses se ha esfumado. Cabaco remata solo en la jugada que supone el 1-0 apenas consumidos tres minutos de partido y un error en la salida de balón por el eje central acaba con Borja Mayoral cruzando el balón a Cillesen para hacer el segundo en menos de 20 minutos. Evitaría males mayores el portero holandés que sería uno de los grandes protagonistas de este choque de ida de octavos de final en Copa.

Sin un ápice de juego, buscó el Barça alguna jugada en solitario para equilibrar fuerzas, pero Malcom no es Messi y la figura de Aitor se le hizo enorme cuando pudo marcar en un uno contra uno de manual.

Las supuestas estrellas culés no aparecían y el Levante había encontrado un filón en las bandas del equipo de Valverde. Quizás merezca una reflexión aparte la travesía por el desierto que está protagonizando Coutinho más allá del gol de penalti que marcó. Uno de los fichajes más caros de la historia azulgrana va camino de firmar un año horrible.

Sea como fuere, el gazapo era general por lo que ni la recomposición en defensa de Valverde tras el descanso, ni las continuas ocasiones de peligro del Levante parecían hacer despertar a un Barcelona romo como pocas veces. El único cambio ofensivo del técnico visitante, un Denis Suárez muy activo, llegaba con dos goles en contra y pasada la hora de partido. Pero la ausencia de los Messi, Luis Suárez, Rakitic e incluso Alba parecía ser una losa demasiado pesada. Ante la inoperancia culé, el Levante no bajaba el pistón. El eterno Morales pudo hacer el tercero nada más pisar el verde, pero un milagroso toque de Cillesen elevaba la pelota por encima del larguero. El Barcelona se estiraba y lograba recortar distancias. El penalti transformado por Coutinho servía para quitar alguna nube del horizonte culé de cara a remontar la eliminatoria, pero no para borrar el sonrojo del rostro azulgrana.

Más

 

Fotos

Vídeos