CD CALAHORRA

Que todas las noches sean noches de Copa

Eduardo Ubis, bigoleador
ayer, celebra junto a sus
compañeros, el pase de
ronda ante el Castellón.
:: sergio martínez
/
Eduardo Ubis, bigoleador ayer, celebra junto a sus compañeros, el pase de ronda ante el Castellón. :: sergio martínez

Eduardo Ubis fue el autor de los dos goles de los riojanos, justo antes y después del descanso El Calahorra avanza a la tercera ronda tras tumbar al Castellón en un soberbio choque

SERGIO MARTÍNEZ

0

0

calahorra. Que no despierten al Calahorra. El equipo rojillo continúa soñando esta temporada. En la liga y en la Copa. Ilusionando día tras día, dando que pensar que el equipo rojillo es algo más que un modesto recién llegado a Segunda B. La exigencia del comienzo de campaña está siendo máxima, pero el Calahorra no se arruga y ayer firmó otra gran victoria ante el Castellón, un equipo que ambiciona altas cotas, pero que dijo adiós en La Planilla a la Copa del Rey. El Calahorra sigue con la esperanza de mantener la línea en una tercera eliminatoria tras la que se abrirá el bombo a los equipos de Primera.

Calahorra
Gonzalo, Yasin (Álvaro, m. 49), Barrio, Cristian, Morgado, Parla, Almagro, Auzmendi (Cárdenas, m. 76), Goñi (Gabri, m. 68), Barcina y Eduardo Ubis.
Castellón
Álvaro, Rubén, Regalón, Satrústegui (Delgado, m. 46), Luismi, Castells, Theo, Killian, Muguruza (Hicham, m. 61), Acebedo y Cubillas (Sergio, m. 72).
Goles
1-0, m. 40. Eduardo Ubis; 2-0, m. 46. Eduardo Ubis.
Árbitro
Ibai Rezola, con Mikel Sarasua y Ander Bere. Amonestó a los locales Parla y Goñi y a los visitantes Rubén, Luismi, Regalón, Acebedo e Hicham.
Incidencias
Segunda ronda de la Copa del Rey disputada en La Planilla ante 1.800 espectadores.

El partido que firmó en la noche de ayer el Calahorra es de esos que no se olvidan. La actuación de los rojillos fue soberbia, mostrándose superior a su rival en todos los aspectos del juego. El Castellón llegaba con un proyecto ambicioso detrás, apostando fuerte por una temporada en la que quieren ser protagonistas en Segunda B. Sin embargo, el Calahorra, que llegó con humildad a la categoría y planteándose objetivos modestos, es el que está firmando una temporada de ensueño. No ha pasado ni un mes desde que empezó la liga, pero el Calahorra ya está dejando muestras de equipo grande.

El Castellón plantó cara a los riojanos durante los primeros veinte minutos del encuentro. Era un choque de tú a tú entre dos equipos que parecían parejos. Sin embargo, el Calahorra empezó a avisar en el minuto 10 que quería dar más dinamismo al partido. Morgado, sobresaliente ayer en el lateral, cambió el juego a Auzmendi, que realizó un gran control orientado para poner un centro al área visitante que ninguno de sus compañeros logró rematar. Primer aviso. Minutos después, Txomin Barcina, otra de las grandes estrellas de la noche, rompió a la defensa con una llegada que terminó en un pase a Goñi, cuyo disparo taponó la zaga castellonense.

El Calahorra se animaba, disfrutando de mayor posesión según avanzaba el choque y tocando con criterio para encontrar las cosquillas a un rival que empezaba a echarse atrás. Barcina volvió a protagonizar una buena acción por la izquierda que terminó en un disparo que taponó la defensa, pero el interior riojano no tuvo que lamentarse demasiado.

En el minuto 40, Eduardo Ubis, un verdadero quebradero de cabeza para la defensa visitante, robó en la salida de balón rival y Barcina enfiló la portería una vez más. Su disparo volvió a ser repelido. Esta vez, sin embargo, Ubis estaba en el sitio preciso para empujar al fondo de las mallas y abrir definitivamente el partido. El Calahorra volvió a dar una muestra de autoridad. Lo más difícil era mantener el nivel.

El comienzo de la segunda mitad ayudó a que los rojillos siguiesen su camino hacia la tercera ronda. En una acción por la banda izquierda, Auzmendi puso el balón al área para que Eduardo Ubis otra vez estuviese donde se le necesitaba en el momento adecuado. Segundo gol y aún medio partido por delante. La Planilla vibraba. Su equipo no deja de darle motivos para la alegría, y mucho mejor cuando las victorias van acompañadas de buen fútbol. Y es que el Calahorra mareaba al Castellón con su juego, moviendo el esférico en pocos toques y con mucho criterio.

El equipo rojillo brilló en todos los aspectos, incluido el defensivo, con grandes actuaciones de Barrio y Cristian en el centro de la zaga y de Almagro y Parla en la contención. El partido lo tenía todo, y en ese monólogo rojillo en el que se convirtió casi toda la segunda mitad, faltó el gol de la sentencia. Por sensaciones, el partido estaba más que decidido, pero el marcador no era tan convincente y por ello el Castellón mantuvo hasta el pitido final las esperanzas por resucitar.

Los últimos compases del choque dieron alas al conjunto visitante, que esporádicamente se lanzaba hacia la portería de Gonzalo con cierto peligro. En el minuto 80, Regalón cabeceó un córner rozando el poste; poco después Theo lanzó un potente disparo, aunque se marchó desviado.

Pequeños sustos para mantener la alerta y para valorar realmente que no fue un partido cómodo. El Calahorra se midió a un gran rival pero supo ser mejor que él para mantener la ilusión creciente de este inicio de campaña. Actuaciones como la de anoche no se ven todos los días en Segunda B y el Calahorra empieza a ser tenido en cuenta por ello. Para la tercera ronda copera habrá que esperar, la última antes de la gloria. Por el momento, vuelta a la realidad de la liga, que tampoco defrauda. Pero días como el de ayer son únicos. Ojalá todas las noches fueran noches de Copa.

Más