LaLiga rechaza los nuevos formatos de Copa y Supercopa en otro episodio de su guerra con la Federación

Luis Rubiales, en primer término (i), ante Javier Tebas./J. J. Guillén (EFE)
Luis Rubiales, en primer término (i), ante Javier Tebas. / J. J. Guillén (EFE)

Luis Rubiales ha acudido a la Asamblea de la patronal de clubes a fin de tomar parte de la reunión «sin derecho a voz ni voto», pero sus asesores de prensa y sus colaboradores jurídicos no han podido acceder

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Enésimo episodio de la guerra entre LaLiga de Javier Tebas y la Federación Española de Fútbol de Luis Rubiales. Con motivo de la Asamblea de la patronal de los clubes, el mandatario federativo acudió a su sede a fin de tomar parte de la reunión «sin derecho a voz ni voto», tal y como fija en su artículo 14 el Reglamento de LaLiga, pero se encontró con la negativa a que los dos asesores de prensa y los dos colaboradores jurídicos que le acompañaban pudieran acceder.

«Se crea un precedente y es triste porque estas dos personas de comunicación y estos dos abogados también trabajan para todos los clubes. Yo no voy responder de la misma manera, si el presidente de LaLiga viene a la Asamblea de la Federación con dos o tres personas más no hay problema. Denota mucho cuales son los valores democráticos de la persona que preside esta institución», señaló a su salida de la Asamblea de LaLiga un visiblemente enfadado Luis Rubiales.

El episodio marcó la Asamblea General de LaLiga, que acordó por mayoría de sus miembros (votación secreta con 39,7 votos a favor, 2,2 en contra y 1,1 abstención) no apoyar los cambios de formato de la Copa del Rey y de la Supercopa de España, que la Federación aprobará previsiblemente en su Asamblea General extraordinaria del próximo lunes.

Más información

La patronal de los clubes entiende que «este tipo de cambios deben ser acordados con LaLiga, al afectar a clubes y sociedades anónimas deportivas afiliadas a ésta y al implicar una variación importante en el calendario de la competición profesional y, en el caso de la Supercopa, una alteración de los derechos adquiridos» por sus miembros.

Respecto al Convenio de Coordinación que LaLiga negocia con la Federación con el Consejo Superior de Deportes (CSD) a modo de mediador, el organismo presidido por Tebas manifestó «la irrenunciabilidad respecto de todas las competencias inherentes al organizador y comercializador de la competición», entre las que incluye la «fijación de los horarios de los partidos», aunque «se dispone a seguir en el marco de la mediación del CSD en base a los principios de buena fe y lealtad institucional, a fin de alcanzar los mejores acuerdos para el fútbol español».