CICLISMO

Sheyla Gutiérrez se recupera de un atropello en una rotonda de Logroño

El accidente se produjo el jueves mientras la de Varea, que no tiene nada roto, se entrenaba

ELOY MADORRÁN LOGROÑO.

Lo que parecía un jueves normal, de entrenamiento, para la ciclista riojana Sheyla Gutiérrez se convirtió en un día negro. Que pudo ser más negro aún si el accidente que sufrió la corredora de Varea hubiera sido más grave.

Sheyla Gutiérrez se encuentra pasando unos días de descanso en la capital de La Rioja, en los que aprovechará para recoger la insignia de San Bernabé con la que le ha condecorado el Ayuntamiento logroñés. Así, el pasado jueves, Gutiérrez cogió su bicicleta para realizar un entrenamiento y no perder la forma de cara a sus próximos compromisos. Fue entonces cuando sufrió el accidente. «Estaba en la rotonda de Los Lirios, en la grande no, en la siguiente, y un coche entró sin verme, me golpeó en el costado izquierdo y me mandó al suelo», explicó ayer Sheyla Gutiérrez a Diario LA RIOJA.

La ciclista puede contar la historia con tranquilidad, aunque reconoce que es una situación muy peligrosa: «No eres nada cuando te chocas con un coche. Por desgracia, estoy acostumbrada a los golpes en carrera, caídas y cosas así. Pero cuando te golpeas contra un coche te das cuenta de que tienes todas las de perder, y me da rabia, me da mucha rabia».

La ciclista se encuentra dolorida pero la semana que viene correrá en Inglaterra

«Ha sido un susto muy grande y además siento mucha impotencia. Había salido a entrenar y estaba rodando con muy buenas sensaciones, estoy en Logroño después de muchos años sin poder estar en las fiestas de San Bernabé, y de repente me pasa esto...», se lamentaba la ciclista riojana.

Por su propio pie

Lo cierto es que Sheyla Gutiérrez se levantó por su propio pie después de ser embestida, cogió su bicicleta y se marchó a casa. Fue allí, cuando se pasó la excitación del golpe y el cuerpo se enfrió cuando empezó a sentir dolores. La logroñesa fue a Urgencias con un familiar y allí le practicaron diferentes pruebas. Sobre todo en la cabeza, para descartar posibles lesiones. Después de unas horas de reconocimiento, Gutiérrez pudo volver a casa con la tranquilidad de saber que no tenía nada roto. Todo un milagro. «Estoy contenta porque estoy entera, no tengo nada roto. Pero claro, estoy bastante dolorida. Me ha costado levantarme. Aunque tras el golpe no sentí nada, con el paso del tiempo han aparecido los dolores», recordó la deportista.

Sheyla Gutiérrez está realizando lo que debe ser la temporada de su confirmación después de la excepcional campaña del pasado año. Esto, unido a la determinación de la corredora de Varea, hacen que Gutiérrez no tenga previsto alterar su calendario de competición: «De momento yo tenía previsto competir la semana que viene en una prueba en Inglaterra y mantengo mis planes. Espero que los dolores vayan remitiendo y la semana que viene estar ya preparada».

Después del gran susto que se dio Sheyla Gutiérrez y su círculo más cercano, las ganas de la riojana no han disminuido. Al contrario. Han crecido. Una muestra más del carácter y la raza de la ciclista de Varea. «Cuando todo va perfecto y las cosas están saliendo bien, puede que aparezcan trabas como la ayer -por el jueves- pero esto solo sirve para seguir con más ganas y volver a la bicicleta más reforzada».

Por suerte, todo ha quedado en un susto, en un mal sueño para Sheyla Gutiérrez.

Más