«Mientras tenga fuerzas, mi objetivo será ganar el Mundial»

Carlos Coloma posa con su nuevo maillot, al que se ha incorporado más patrocinadores/PRIMAFLOR
Carlos Coloma posa con su nuevo maillot, al que se ha incorporado más patrocinadores / PRIMAFLOR

El riojano mantiene sus retos deportivos en una temporada que da cabida también a citas muy mediáticas

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

«Hasta que Dios me dé fuerzas, mi objetivo es ganar el Campeonato del Mundo». Palabra de Carlos Coloma. Tiene ese puntito de cabezón que le ha hecho tocar la gloria olímpica y que le va a permitir, seguramente, disfrutar de dos décadas en la élite mundial. El riojano inicia una nueva temporada. Sigue con el Primaflor Mondraker Rotor Ajram Capital. Debutará en tierras levantinas, aunque la bicicleta le llevará por África, América, Europa y Australia. La Copa del Mundo cambia, se renueva, pero Coloma no renuncia a sus podios. Los quiere, como desea ir a Tokio. Este año es ya especial, porque desde mayo se suman puntos UCI para los Juegos. Ahora bien, especial, lo que se dice especial, sería vestir el maillot arcoíris de campeón del mundo. Confía en Dios y en él, como siempre ha hecho.

- Mañana se presenta su equipo, el Primaflor, y la próxima semana comenzará la temporada, en la Costa Blanca. ¿Cuál es su planificación para este 2018?

- Este año vamos con un calendario más adelantado, porque la Copa del Mundo comienza antes, en marzo. La próxima semana empiezo a competir en la Costa Blanca y el primer fin de semana de febrero participaré en la Mediterranean Epic. Haré una etapa de la Andalucía Bike Race y la Copa Catalana. Luego me iré a los Internacionales de Chelva el primer fin de semana de marzo, y de ahí volaré a Sudáfrica, donde comienza la Copa del Mundo. Me quedaré allí dos semanas porque participaré en la Cape Epic con Josep Ajram (el año pasado la ganaron Nino Schurter y Matthias Stirnemann). Y el Mundial, claro, que será en Suiza.

Más

- Eso, con el Primaflor. ¿Y con la selección española?

- Haremos el Campeonato de Europa, que cae muy mal en el calendario porque lo han colocado en un martes y ese mismo fin de semana corremos en Canadá, en Copa del Mundo. Además, desde mayo comenzamos a puntuar para los Juegos de Tokio y valen todos los puntos UCI que sumes.

- El año pasado vivió una pretemporada alocada, fruto de su medalla olímpica. ¿Ha sido ésta mucho más tranquila?

- Ha sido mucho más tranquila y normal que la del año pasado. Creo que lo voy a notar a lo largo de la temporada. El año pasado fueron muchos los actos a los que acudí. Ahora he podido entrenarme mucho más y lo lógico es que la temporada sea mejor. Aun así, estoy contento con los resultados de la temporada del 2017.

- Dice que está contento, pero quizá se esperaba más de un medallista olímpico.

- Sin duda que se espera más de mí, porque una medalla siempre crea muchas expectativas. En la Copa he estado muy cerca del podio en pruebas como las de Andorra o Italia, pero también asumo que los aficionados quieran verme en el cajón.

- Dice que este año ha podido entrenarse mejor y cuenta con una estructura superior a la del año pasado. ¿Qué le parece la metamorfosis del Primaflor?

- Estoy muy contento con los cambios que ha experimentado el equipo. No estoy con Catriel [Soto] después de siete años juntos, pero lo veré en todas las carreras. Ahora somos un proyecto más internacional y más fuerte. Es bueno para todos y, personalmente, me motiva poder estar al nivel de mis compañeros y superarles.

- El año pasado probó con la bicicleta de doble suspensión. ¿Presentará alguna novedad esta temporada?

- Este año comenzamos con la bicicleta de doble suspensión totalmente desarrollada después de una campaña de pruebas. Además, hemos cambiado de casa de neumáticos (Mitas) y después de tres meses de pruebas, estoy muy contento con las gomas. Creo que nos pueden dar una pequeña ganancia. Dependiendo de su composición, de su dureza y de otros detalles te permiten trabajar de una forma u otra. El año pasado eché de menos algún tipo de goma. No es determinante, pero sí que influye en una carrera. A la novedad de los neumáticos he sumado la tija telescópica. El año pasado la probé, pero no quise llevarla en competición porque suponía aumentar el peso de la bicicleta en 200 gramos, pero después de estar todo el invierno entrenándome con la tija telescópica no me planteo prescindir de ella en competición. Poder jugar con ella en zonas de rocas, en el apoyo en las curvas o en zonas con la grava suelta me va a permitir mejorar. Al menos, eso es lo que yo creo.

- Cambia alguna sede de la Copa, cambia el sistema de clasificación y aparece alguna estructura, caso de la que creada por Absalon. ¿Prevé también cambios en la jerarquía ciclista?

- Absalon ha creado su equipo, pero continúa con BMC. Supongo que estará más tranquilo. Tener un equipo para ti tiene ventajas, pero también inconvenientes. También hay que estar atentos a Van der Poel, que va a hacer la Copa al completo. El año pasado sorprendió en las carreras en las que participó y estuvo a punto de ganar a Nino Schurter. Que haya competitividad en las primeras plazas, que se desgasten, nos va a venir muy bien para lo que estamos justo detrás.

- ¿La Rioja Bike Race será su carrera de presentación en casa o correrá alguna otra prueba antes?

- No sé si La Rioja Bike Race será mi primera carrera o no. Depende de si las fechas de la citas del Superprestigio en Arguedas y Arnedo me coinciden con alguna prueba más, pero correré La Rioja Bike Race.

- Se han agotado las 1.000 plazas en unas pocas semanas. ¿Le sorprende?

- Sorprenderme, no, porque ya son varios años y siempre se ha completado la inscripción. Al final, el boca a boca es muy importante y La Rioja te permite competir en unos parajes impresionantes, pero también disfrutar de una tierra que conjuga cultura, gastronomía y ocio. Al final, el ciclista también busca eso.

- Más proyectos en La Rioja: su escuela. ¿Ha notado el impulso de la medalla?

- Ahora podemos trabajar con más calidad. Tenemos unos 60 niños, pero tampoco queremos más. Contamos con más apoyos económicos, pero también humanos. Podemos dar un mejor servicio y el prestigio de la escuela está creciendo poco a poco. Es bueno que haya escuelas en La Rioja, porque este deporte se beneficiará de ello. Y así, los medios de comunicación pueden escribir de algo más que de fútbol. El otro día me decía uno de mis antiguos jefes que yo he sido una de esas personas que ha hecho que el mountain bike sea más atractivo. Hemos pasado por momentos planos, pero debemos trabajar porque sea atractivo. Los medios de comunicación pueden hacer que un deporte cambie mucho en poco tiempo. Eso es así. Cuando hablas de un deporte, de la previa, de la carrera, de cómo es la bici, de los neumáticos,... engancha. Es muy diferente que lo divulgue un medio de comunicación a un red social. Un ejemplo, mucha gente usa la moto para hacer rutas los fines de semana, pero sólo veinte pilotos corren en MotoGP en todo el mundo y este deporte tiene una repercusión enorme a nivel mundial. Lo mismo podría ocurrir con el mountain bike.

- Ahora que habla de motos, ¿qué le parece el enfrentamiento que ha aparecido entre federaciones de ciclismo y de motociclismo acerca de cuál debe organizar las carreras de bicicletas eléctricas?

- Las bicicletas eléctricas son bicicletas con asistencia al pedaleo, pero si no das pedales la bici no anda. Por sí sola, no se mueve. Por tanto, a día de hoy es una bicicleta. Si tu coges una bicicleta eléctrica y te vienes conmigo, acabas reventado porque aunque me sigas tendrás que pedalear.

- Al inicio de cada temporada se marca un objetivo. En el 2016 fue Río de Janeiro; en el 2017, el Mundial de Cairns. ¿En el 2018?

-Hasta que Dios me dé fuerzas, mi objetivo es ganar el Campeonato del Mundo. Sé que cada año es más difícil, porque cada temporada que pasa soy un año mayor y, por otro lado, cada campaña aparecen ciclistas jóvenes con posibilidades. Y si no puedo ganar, al menos pelear por una medalla. El día que yo vea que no estoy entre los mejores, me retiraré, pero ahora mismo sé que puedo estar arriba y seguiré intentándolo en cada carrera.

- Habla de retirada. La decidirá usted, pero no sé por qué le veo al frente de un equipo de Copa del Mundo.

-Yo estoy muy contento en mi equipo. Me cuidan y me hacen caso en lo que yo puedo aportar. Si mañana me plantean la opción de seguir ligado más allá de la retirada, aceptaré si estoy a gusto. Y si no, seguir en otra estructura como mánager o cománager. Creo que estoy adquiriendo mucha experiencia en estos años y que puedo aportar mucho a cualquier equipo aunque no esté subido a una bicicleta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos