TOUR DE FRANCIA

Froome, absuelto, estará en el Tour

Chris Froome saluda vestido de amarillo desde el podio del pasado Tour de Francia. :: afp
/
Chris Froome saluda vestido de amarillo desde el podio del pasado Tour de Francia. :: afp

Ni la UCI ni la AMA encuentran argumentos para sancionar al británico y su caso de dopaje queda archivado

J. GÓMEZ PEÑA BILBAO.

«¡Todo esto para nada!», se quejó ayer Christian Prudhomme, director del Tour. Buen resumen. En septiembre de 2017 Chris Froome saltó las alarmas en un control antidopaje de la Vuelta a España. Doblaba la tasa permitida de salbutamol, un broncodilatador. La Unión Ciclista Internacional (UCI) abrió un expediente. El corredor y sus abogados acumularon informes científicos en su defensa. Mientras el proceso se alargaba, ganó el Giro. Y con el caso sin cerrar, este pasado domingo se supo que el Tour había vetado su presencia para no manchar la imagen de la carrera. Ayer, apenas unas horas después, la UCI anunció que Froome era absuelto, inocente. Mantendrá el triunfo en la Vuelta y el Giro y ya es el gran favorito para este Tour que arranca el sábado en Noirmoutier. Casi diez meses de lío para, como critica Prudhomme, «nada». El ciclismo tiene el enemigo dentro.

Tras tanto tiempo de discusiones y silencios, el 'caso Froome' se ha resuelto en un chasquido. El domingo se supo que el Tour de Francia había vetado al corredor británico porque aún estaba sin resolver su caso positivo por salbutamol. No quería ver en la salida de esta edición a un corredor sospechoso. Y ayer todo dio un giro. La UCI anunció que archiva el proceso y que Chris Froome es liberado de cualquier culpa. Es inocente y, por tanto, el Tour ha dado marcha atrás.

La dirección de la ronda gala dijo de inmediato que acepta su participación. Christian Prudhomme, eso sí, lamentó que la decisión de la UCI haya llegado «en el último momento». Queda por ver cómo recibirá a Froome la opinión pública francesa. En el Sky ya tienen previsto un plan de seguridad, aunque no será fácil evitar las acciones de algún exaltado en un deporte que se disputa al aire libre y con el público pegado a los ciclistas.

LA FRASE «¡Todo esto para nada!», critica el director del Tour tras casi diez meses de proceso e incertidumbre

Con el abogado de Contador

En esta resolución absolutoria ha tenido un papel clave la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). El salbutamol generaba dudas. Es una sustancia considerada específica: su uso está permitido en el deporte con receta médica. Envasado con el nombre de Ventolín, es un fármaco muy utilizado por asmáticos. Froome lo es. Pero hay un límite: 1.000 nanogramos por mililitro. Y el corredor británico superó esa barrera, la dobló en la etapa de la Vuelta a España que terminó en Santo Toribio de Liébana. Eso fue en septiembre de 2017. El resultado adverso en el test no conllevaba sanción inmediata, sino la apertura de una investigación.

La maquinaria del Sky comenzó a trabajar en defensa de su líder. Es un equipo poderoso. Froome contrató a Mike Morgan, el abogado al que recurrieron Contador, Bruyneel y Sharapova. Dicen que es el mejor. Y caro. Morgan reunió informes de prestigiosos científicos que desmontan el control antidopaje del salbutamol. El 4 de junio, Froome presentó esos estudios, unos 8.000 folios, en la UCI. El tribunal antidopaje de este organismo está presidido por el juez Ulrich Haas, el que condenó a Contador y Valverde. El letrado y los expertos de la UCI quedaron abrumados ante los argumentos esgrimidos por Froome. Por eso, enviaron toda la información a la Agencia Mundial Antidopaje, la máxima autoridad en la materia. Tampoco allí pudieron contrarrestar los datos aportados por Froome. El test antidopaje queda en entredicho. Ante un tribunal ordinario cualquier pena impuesta al corredor británico podría suponer luego una indemnización millonaria. El pasado jueves, la AMA comunicó a la UCI que no había motivos para castigar a Froome. Caso cerrado.

Mientras la UCI digería esa conclusión sin anunciarla, la dirección del Tour anunciaba el veto a Froome para salvaguardar su imagen. El Sky recurrió esa exclusión ante el Comité Olímpico Francés. La vista iba a ser hoy, pero ha sido anulada tras la absolución de Froome.

Lo que queda ahora en cuestión es la reglamentacíón antidopaje de la UCI, al menos en lo relativo al salbutamol. Por registrar en su organimo cantidades inferiores a las de Froome fueron sancionados corredores como Petacchi y Ulissi. ¿Es distinta la justicia en función de la categoría que tenga el ciclista? Este veredicto también refleja la poca información que manejaba la dirección del Tour, que el domingo vetó a Froome y que ayer tuvo que admitirlo. Para colmo, la ronda gala verá este mes cómo el británico lucha por lograr su quinto Tour e igualar a Anquetil, Merckx, Hinault e Induráin. Puede incluso conseguir algo más. Si vence, será el único ciclista de la historia que encadena cuatro vueltas grandes seguidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos