Alaphilippe deja otro destello de su gran futuro

Una caída a 19 kilómetros de la meta elimina a los favoritos y marca el desenlace de la Clásica San Sebastián

EFE SAN SEBASTIÁN.

El francés Julian Alaphilippe (Quick Step) ganó ayer la Clásica San Sebastián Region, al imponerse en la meta al holandés Bauke Mollema (Trek), después de que una caída eliminara a varios de los favoritos a 19 kilómetros de la meta.

La carrera se disputó sobre un recorrido de 229 kilómetros con ocho puertos de montaña, incluidos dos pasos por el monte Jaizkibel, de Primera, aunque se ha decidido en la última cota, el alto de Murgil.

La subida a Murgil Tontorra, una auténtica pared, con muchos favoritos descartados tras esa aparatosa caída (Mikel Landa, Primoz Roglic, Gorka Izagirre, Tony Gallopin y Egan Bernal) se convirtió en una incógnita al no haber un jefe de carrera claro y los pronósticos se abrieron más de lo que ya estaban por la ausencia en esta clásica de Alejandro Valverde, su gran dominador. El puerto de segundo categoría, con tantos kilómetros y calor, fue un calvario para los aspirantes a la victoria. Allí Julian Alaphilippe y Bauke Mollema fueron los más listos de la clase, aprovecharon su golpe de pedal adquirido en el Tour y llegaron a la cima con una mínima diferencia que les permitió plantarse en solitario en las calles de San Sebastián. Alaphilippe era más rápido y no tuvo problemas para superar a Mollema y confirmar así su esplendoroso futuro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos