El Calahorra da un golpe en la mesa