LIGA ASOBAL

«Volver a las pistas después de siete meses es increíble»

Erik Balenciaga celebra el tanto conseguido ante el Granollers en su regreso a las pistas. :: F. Díaz/
Erik Balenciaga celebra el tanto conseguido ante el Granollers en su regreso a las pistas. :: F. Díaz

El central vasco jugó -y marcó- después de superar la rotura del ligamento cruzado de su rodilla

MARTÍN SCHMITTLOGROÑO.

Regresar de una lesión es para un profesional volver a sentirse jugador. Y mucho más cuando se trata de una rotura de ligamento cruzado anterior. El terror de los deportistas, ocho meses en el dique seco, una rehabilitación lenta y dolorosa. Erik Balenciaga lo vivió en carne propia el 17 de febrero con la camiseta de Anaitasuna cuando enfrentó por la Copa EHF al Saint Raphael francés. Ante el Ademar, durante unos pocos minutos, y contra el Granollers, el de Zarauz volvió a pisar el parqué de una pista de balonmano.

- ¿Ya se siente jugador otra vez después de tanto tiempo?

- Sí, después de casi siete meses volver a la pista es increíble.

- Tuvo algún minuto suelto en defensa ante el Ademar. Esta vez, frente al Granollers, atacó. Y en la primera acción marcó.

- Lo del Ademar fue una primera toma de contacto. Pequeñita. La verdad es que no esperaba entrar, pero cuando Miguel Ángel Velasco me dijo que lo hiciese fui a por todas. Y tuve la suerte de marcar en la primera y ayudar, así, un poco al equipo.

- ¿En cada regate tenía en mente la lesión? ¿Cómo lleva eso un deportista después de tantos meses?

- Intentas olvidarlo. La mejor forma de pasar de esto es intentar dejar atrás la lesión. Pero eres consciente de ello, la pierna encima te responde con molestias en cada acción, pero he intentado olvidarlo y en los minutos que estuve en pista prácticamente no me acordé.

- ¿Cómo fue la lesión?

- Fue contra el Saint Raphael, en Francia. En la segunda acción, hice una finta y se me fue la rodilla, solo, sin que me tocasen.

- ¿Cómo describiría estos siete meses de rehabilitación?

- Son duros, más que nada al principio, por la tristeza que te llevas porque sabes lo que te has perdido, el operarse, empezar la rehabilitación,... Bueno, pero después de que tomas contacto con la pista, puedas correr, hacer pesas se lleva mejor. Ahora son más nervios que otra cosa.

- La lesión le pilló fichado por el Ciudad de Logroño pero todavía defendiendo la camiseta del Anaitasuna. ¿Cómo vivió esa situación?

- Sí, tuve suerte que ya había firmado aquí en Logroño y me lo respetaron. En todo momento estuvieron pendientes de mí y no hubo ningún problema. Incluso en Anaitasuna, sabiendo que me iba, me ayudaron en todo lo posible, y les agradezco también. Cambiar de fisios siempre es un poco raro, pero no tuve ningún problema.

- Después de estos siete meses, ¿de quién se acuerda? ¿A quién quiere agradecer?

- Está claro que a mis familiares, amigos, mi pareja han estado ahí. También te acuerdas de los fisios porque han estado pendientes, incluso los de Anaitasuna me han escrito o me han llamado, así como los de Logroño cuando todavía no había llegado aquí. Muchos jugadores, también, que me han enviado sus mensajes de ánimo. A muchos no les conocía más que por jugar contra ellos. Les agradezco a todos.

Balance positivo

- Hablemos del presente. ¿Qué balance hace de estos dos primeros encuentros de Liga Asobal?

- Creo que el balance es positivo. Hemos demostrado que vamos a estar arriba. Nos falta más consistencia y regularidad. En León parecía que perdíamos pese a estar jugando mejor y al final recuperamos un punto. Frente al Granollers parecía que era nuestro y perdimos un punto. Al final, dos de cuatro puntos contra el Ademar y el Granollers. Creo que si ahora tenemos una racha positiva estaremos bien.

- ¿Qué análisis hace del empate ante el Granollers?

- Estuvimos jugando bien todo el partido pero no nos íbamos nunca, no conseguíamos despegar. Y ellos, al final del partido tuvieron un acierto que nosotros no conseguimos frenarlo. Y empatamos.