Victoria efectiva

Juan del Arco apunta y arma el brazo para marcar uno de sus dos goles ante el DS Blendio Sinfín. :: F. Díaz/
Juan del Arco apunta y arma el brazo para marcar uno de sus dos goles ante el DS Blendio Sinfín. :: F. Díaz

El Ciudad de Logroño doblega a un batallador Sinfín gracias a una buena segunda parte

El Ciudad de Logroño consiguió un triunfo anoche que le permite seguir soñando con entrar en la Copa Asobal. Una victoria por la que tuvo que sudar mucho el cuadro franjivino ante el Blendia Sinfín, un equipo rocoso y luchador que le complicó mucho la existencia a los riojanos, sobre todo en la primera parte, en la que los de Miguel Ángel Velasco se atascaron por momentos. Pero este triunfo refuerza a una joven plantilla que ayer despidió definitivamente a su leyenda, un emocionado Gurutz Aginagalde que disfrutó de sus ahora excompañeros por última vez. Es que el Bidasoa que preside desde hace una semana ocupa la segunda plaza liguera y será un rival directo de los franjivino.

El Ciudad de Logroño empezó jugando muy buen balonmano. Ataques certeros y grandes defensas, lo que le permitieron ponerse por delante (2-0) en los primeros minutos. Parecía que el Sinfín iba a ser un convidado de piedra en la despedida de Gurutz, pero el bloque santanderino despertó. Y demostró la razón por la que también quiere entrar en la lucha por alguna de las tres plazas que quedan por asignarse de la Copa Asobal.

Entre Ander Torriko, un central no muy alto desplazado al lateral izquierdo, y el director de juego Nacho Valles, se encargaron no sólo de igualar la contienda. Después de provocar serias dudas en el ataque riojano, el Sinfín cogió el mando del partido.

Con la victoria ante el Sinfín, los franjivino son quintos, a un punto del tercero, el Ademar

Porque el Blendio es un equipo incómodo, con un solo primera línea lanzador, el portugués Jorge Silva, y con muchos fintadores que buscan verticalidad y velocidad en cada jugada. Por momentos, la defensa local se vio sorprendida por los veloces movimientos del cuadro santanderino. Velasco solicitó un tiempo muerto cuando las cosas estaban 7-9 y la charla pareció surtir efecto en los riojanos porque hubo una tímida reacción.

En ataque, Moreira hacía (y le hacían) daño en el pivote. En los seis metros se hacía fuerte el Ciudad de Logroño, que consiguió equiparar las cosas nuevamente. El gallego ha ido adquiriendo confianza y en la actualidad es uno de los hombres importantes de la ofensiva del cuadro logroñés. Pero parecía no ser el día de los franjivino, que en pocos minutos tuvieron que sufrir las exclusiones de Edu Cadarso, Vanya Ilic y Lazar Kukic, aspecto que fue aprovechado por el Sinfín para ponerse por delante otra vez en el marcador.

El Ciudad de Logroño echaba de menos fluidez en su juego. Lazar Kukic, antes de ver una exclusión, aportó la casta desatascadora serbia, y el equipo de Velasco se acabó marchando a los vestuarios con un empate (14-14) que consiguió el gigantón pivote Herrero Lon sobre la bocina, en un despiste defensivo de los locales.

El inicio de la segunda parte marcó el devenir del encuentro. Porque los de Velasco salieron muy serios del vestuario. Sobre todo intensos defensivamente hablando, rápidos en las réplicas y jugando los ataques posicionales con más cabeza que corazón, aunque a veces el cuadro franjivino tuvo que echar mano de la raza.

Sánchez-Migallón, Garciandia y Del Arco supieron construir una muralla para facilitarle las cosas a un Sergey Hernández que volvió a sacar músculo. Gurutz ya no está, él lo sabe y asume la responsabilidad. Sus paradas lanzaron a un equipo que para el minuto 40 ya había abierto un hueco de cuatro goles con respecto a un Sinfín que sólo consiguió hacer daño a través de Lon. En esta fase del encuentro, a Torriko y Nacho Valles se les notó más desconectados y el Balonmano Sinfín lo notó. El conjunto cántabro cambió hasta tres veces de portero, pero nada volvió a ser como en los primeros treinta minutos.

Creció la figura de Imanol Garciandia, Kukic volvió a entonarse, Scott, sobre todo en el inicio de la segunda parte -con el cambio corto- mostró su mejor faceta goleadora y Vanya Ilic demostró que es uno de los mejores fichajes de esta temporada. Así, el Ciudad de Logroño fue ensanchando un hueco que llegó a ser de siete goles.

Ya en los últimos minutos, los franjivino dejaron de pisar el acelerador. Velasco hizo debutar al cubano Claudio Ramos en el pivote y los riojanos aseguraron un nuevo triunfo que les lleva a la quinta plaza, a un punto del tercero. La Copa Asobal es el objetivo.

 

Fotos

Vídeos