DIVISIÓN HONOR PLATA

El Sporting encaja la primera derrota del año en casa del Beti Onak

Imagen del partido del Sporting ante Pereda. /Miguel Herreros
Imagen del partido del Sporting ante Pereda. / Miguel Herreros

Las riojanas cayeron ante las navarras por la mínima y acabaron desquiciadas por el arbitraje recibido en Villava

LA RIOJA LOGROÑO.

El Sporting La Rioja ya conoce la derrota desde ayer. Las de Juanjo Lalinde y Álvaro Marín cayeron en Villava ante un Beti Onak intenso, que comandó el encuentro, sobre todo en la primera parte, con pequeñas rentas y supo estar más centrado en los minutos finales, en los que las riojanas desperdiciaron un último balón para empatar. Las logroñesas acabaron desquiciadas, no sólo por la derrota sino por el arbitraje -colegiados navarros pitando en fiestas de Villava-, que les penalizó «demasiado», según los responsables del club.

31 BETI ONAK

30 SPORTING

Beti Onak
Oihane, Sonia (1), Arantxa (12), Anne, Garazi (6), Nerea, Leire (3), Lysa (4), Dumitrita, Eider (4), Olaia, Lucía Zamora, Naiara (1) e Irati.
Sporting La Rioja
Elena (1), Dani (5), Masha (6), Maider, Iris, Sara Sicilia, Valentina (1), Lucía Serrano, Celia López (4), Carla Rivas (8), Lucía Ladrera (1), Silvia Ederra (4), Sara y Amaia.
Parciales
4-1, 6-3, 9-6, 12-8, 16-11 y 16-14 (descanso). 19-17, 21-21, 24-25, 25-26, 28-27 y 31-30
Árbitros
Curras y Eleta. Excluyeron a las locales Lysa (2), Dumitrita (2), Leire y Garazi (2), y a las visitantes Silvia Ederra (2), Carla Rivas, Lucía Ladrera, Sara Sicilia (2) y Masha.

De hecho, la pivote Silvia Ederra, pilar fundamental del esquema defensivo del Sporting, ya había sido excluida en dos ocasiones en el minuto 13, lo que condicionó la retaguardia de las chicas de Lalinde durante el resto del encuentro.

Desde el inicio del encuentro el Sporting no se sintió cómodo en la pista. El conjunto amarillo llegó a este encuentro con las bajas de Lucía Carrascón y la portera Rebeca García, lo que obligó a Elena a jugar todo el encuentro. Con una Arantxa Bujanda en estado de gracia (marcó una docena de tantos), el Beti Onak comenzó a abrir hueco que para el minuto 25 de esa primera parte era de cinco goles (16-11). Un último esfuerzo antes del descanso dejó el encuentro abierto.

En la segunda parte, el Sporting jugó más centrado e incluso mandó durante parte de ese periodo, con rentas que nunca fueron superiores a los dos goles, hasta los diez minutos finales, en los que el conjunto navarro jugó mejor sus bazas. Así, se llegó a los últimos instantes en los que gracias a los goles de Sonia, Eider y Arantxa, el Beti Onak abrió un hueco de tres tantos (30-27, m. 26). Con amor propio, Masha, en dos ocasiones, y Celia lograron empatar las cosas. Pero Garzi, a 30 segundos, puso cifras definitivas al choque y enseñó al Sporting cómo es perder en el Grupo B, donde sólo el Lanzarote no conoce la derrota.

 

Fotos

Vídeos