Sangre serbia, corazón riojano

Vanja Ilic celebra con la afición uno de los goles que logró el pasado martes ante el Teucro. :: díaz uriel/
Vanja Ilic celebra con la afición uno de los goles que logró el pasado martes ante el Teucro. :: díaz uriel

Vanja Ilic, extremo del Ciudad de Logroño, se ha ganado el cariño de la afición con actuaciones como la del pasado martes

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Vanja Ilic (Belgrado, 25/02/1993) es de ese tipo de jugadores que conecta con la grada rápidamente. El extremo izquierdo del Ciudad de Logroño se ha ganado ya el cariño de la grada del Palacio con sus actuaciones, partido a partido. La última, la del pasado martes ante el Teucro, en la que el serbio y el portero Sergey sustentaron al equipo y lo condujeron a la victoria final (31-27). «Tenemos esta forma de jugar desde pequeños. Nos gusta que el público apoye. Y me gusta darlo todo para que la afición se dé cuenta desde la grada del esfuerzo que hacemos. Me gusta ganar y me gusta hacerle gestos a la grada para que nos animen. Después de cada gol a la gente le gusta este tipo de gestos», explicaba ayer el jugador.

Vanja Ilic reconoce que el duelo del pasado martes no fue bueno: «En la primera parte estuvimos todos mal. Tras el descanso nos pusimos serios y cambió la cosa».

Lazar Kukic y Vanja Ilic apenas han descansado ya que durante el parón de Asobal estuvieron jugando el Mundial con la selección de Serbia (finalizaron la competición que se disputó en Alemania y Dinamarca en el puesto 18). Pero cuando se le pregunta por si está cansado, el jugador de Belgrado echa mano del humor: «La vida de los extremos no es fácil (risas). Me gusta mucho el ritmo de jugar miércoles y sábado».

Leer más

Ilic es el encargado de hacer olvidar la alargada sombra de Ángel Fernández en el extremo izquierdo del Ciudad de Logroño. Lo cierto es que desde su llegada, el serbio ha encajado a la perfección en el esquema de juego de Velasco y, por el momento, las lesiones le están respetando. «Me siento muy bien sobre la cancha. Me gusta mucho la Liga Asobal y me gusta el Ciudad de Logroño porque es un equipo joven que siempre quiere imponer su forma de jugar a balonmano y eso se ve en cada partido», argumenta el goleador franjivino.

El buen hacer sobre el parqué del Palacio de los Deportes de Vanja Ilic -tanto en ataque como en defensa- no está pasando desapercibido para nadie. Ni para el club logroñés, que está en conversaciones con el serbio para renovarle (fichó por una temporada), ni para el resto de equipos que ya han llamado a su puerta. El jugador quiere seguir en Logroño y reconoce que ahora mismo está en negociaciones con los responsables franjivinos. «Me gusta mucho Logroño, la forma de vida, el carácter de la gente que es muy amable. ¿Que si me salen novias? Yo ya tengo novia (risas). En serio, claro que hay ofertas interesantes de otros clubes pero a mí me gustaría seguir aquí. Estoy negociando con el club. Sé que en los últimos años la situación económica ha empeorado. Ya veremos en el futuro qué pasa», reconoce el extremo.