LIGA ASOBAL

Los Cadarso, presente y futuro del balonmano riojano

Eduardo, a la izquierda, saluda a su hermano menor David, que debutó en Liga el sábado. :: M. Herreros/
Eduardo, a la izquierda, saluda a su hermano menor David, que debutó en Liga el sábado. :: M. Herreros

David Cadarso, de 16 años, debutó con dos goles con el Logroño, donde juega su hermano Eduardo

MARTÍN SCHMITT LOGROÑO.

Son el futuro del balonmano riojano. Pero el presente también pasa por las manos de los hermanos Edu y David Cadarso. El mayor de ellos, de 19 años de edad (13-2-1999) , debutó en Asobal con la camiseta del Ciudad de Logroño hace dos temporadas, en un encuentro frente al Balonmano Aragón. Desde entonces, ha estado siempre dando una mano a la primera plantilla franjivina hasta que en esta campaña ha dado el salto de calidad que se esperaba. El menor, David, (14-12-2001) tiene 16 años, es un jugador alto con una zurda deliciosa, y debutó en Liga el sábado pasado en la victoria del Ciudad de Logroño en casa del Teucro. Y con dos goles, el primero de ellos, el que abrió la lata desde el extremo para los de Miguel Ángel Velasco.

«El partido del sábado estuvo muy bien», explica el Juvenil del Calasancio, que marcó su primer tanto en Asobal tras un minuto y cuarenta y siete segundos después de recibir un pase «malo» de su hermano, que le dejó sin ángulo. Aún así, saltó y se la coló por el palo corto del portero. «Al principio estaba muy nervioso, pero mis compañeros me tranquilizaron. Me decían que jugara como si estuviera en un entrenamiento con mi equipo. Y en la primera jugada me llegó el balón, no sé cómo salté, vi el hueco en el corto y la metí», observa David, que jugó 40 minutos en Pontevedra. El que Edu fuera el central, ayudó mucho. En defensa tuvo que lidiar con los extremos Iván Fernández y Carlos Gehrhardt sin demasiados aprietos. Al final, marcó dos goles en cuatro lanzamientos.

Su hermano Edu, que le observa con una sonrisa cariñosa, marcó su primer gol en aquel encuentro ante el extinguido Aragón. Y marcó un gol, de penalti, como la mayoría de los debutantes. El año pasado, el primera línea contó con más minutos, sobre todo en el extremo. Este año, Velasco le ha dado a Edu, uno de los jugadores más tácticos de la plantilla, mucho protagonismo. Y él aprovecha cada momento.

«Viví el debut de David con mucha ilusión. Es algo que ya he experimentado y que no olvidas», comentó el mediano de los hermanos Cadarso (Alejandro, de 22 años, juega en el Calasancio). Pocas veces han coincidido en pista: cuando subieron de Cadete a Juvenil a David o el año pasado, en la fase de ascenso disputada por el Calasancio en Sevilla.

El primer gol de su hermano llega para Edu con una anécdota. «Pensaba que no la iba a meter, porque mi pase fue bastante malo y estaba muy cerrado. Tenía esperanzas de que la metiera pero era muy difícil», añadió.

Ambos consideran que el año del Ciudad de Logroño es prometedor e ilusionante. «Es un equipo muy joven y eso une. Estoy muy contento por el ambiente y por los resultados, que van acompañando», indica Edu, que reconoce que su periodo de aprendizaje es continuo. No esperaba ser titular en León, una pista que le trae buenos y malos recuerdos -una falta que no pitaron los árbitros que acabó en gol de Ademar-. «Aprendes de todo», apunta el responsable, junto a Ilic, del empate en León. Edu y David son conscientes de que hay que seguir trabajando todos los días. «Hay que disfrutar cuando se juega y trabajar todos los días», resume David.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos