Copa EHF

Poco que perder y mucho que ganar

Moreira busca el pase durante el entrenamiento realizado por el Logroño tras aterrizar en Saint Raphäel. /Mambo Marketing
Moreira busca el pase durante el entrenamiento realizado por el Logroño tras aterrizar en Saint Raphäel. / Mambo Marketing

El Ciudad de Logroño se enfrenta en Francia al Saint Raphäel, uno de los equipos aspirantes a ganar el grupo | Velasco ha viajado a la Costa Azul con toda su plantilla aunque Juan del Arco será duda hasta el último momento por una fascitis plantar

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

Con mucho por ganar y poco por perder. Con esa mentalidad viajó ayer la plantilla al completo del Ciudad de Logroño a Francia, donde esta noche, a las 20.00 horas, se medirá al Saint Raphäel de Dani Sarmiento, aunque el central continúa convaleciente de su lesión muscular durante el último Mundial. El equipo galo es uno de los 'cocos' del grupo junto al Füchse Berlin, que le batió en la primera jornada, por lo que está obligado a ganar esta tarde.

El Ciudad de Logroño lo sabe. Además conoce el potencial del bloque francés, por lo que pisará el parqué del Palais des Sports JF Krakowski sin ningún tipo de presión. Con mucho por ganar y un bagaje escaso si pierde. Porque ante un equipo que quintuplica el presupuesto del conjunto logroñés lo normal es que los de Miguel Ángel Velasco regresen derrotados. Aunque los franjivino buscarán la victoria. Sin presión.

El Saint Raphäel, un habitual de la Final Four de la Copa EHF del último lustro, es un muy buen equipo, «muy fuerte y duro» en su defensa 6-0, según explicó el entrenador del Ciudad de Logroño, Miguel Ángel Velasco. El galo es un bloque que imprime mucha velocidad a su juego. Casi electrizante, ya que no renuncia a ningún contraataque o a sacar rápido desde el centro cuando encaja un tanto. «Es un equipo que pone mucho ritmo e intensidad a los partidos y que exige al máximo», añadió el míster.

En ataque, el conjunto entrenado por Joel Da Silva cuenta con grandes lanzadores como el rumano Alexandru Simicu, el internacional francés -y exAtlético de Madrid- Xavier Barachet o el espectacular Adrien Dipanda, que jugó una temporada en el Ademar, aunque el primera línea zurdo es duda ya que está saliendo de una lesión.

Pero el Saint Raphäel no es solo velocidad y lanzamiento. Los franceses manejan muy bien los pases entre líneas o las asistencias a los pivotes. Precisamente en la línea de seis metros, el internacional danés Alexander Lynggaard aporta peso y altura. Su compañero de puesto, Jérémy Toto, es otro de los jugadores que además de atacar puede defender en el centro. «Es un equipo completo», detalló el preparador franjivino, que ayer dirigió un entrenamiento nada más llegar a la ciudad de la Costa Azul.

El Ciudad de Logroño comparece con todos sus efectivos a disposición de Velasco, con la única duda de Juan del Arco. El lateral madrileño sufre una fascitis plantar que le ha dejado fuera de los últimos compromisos del equipo riojano. Hoy, el primera línea se entrenará por la mañana -11.00 horas- y el cuerpo médico decidirá si puede jugar esta noche o no.

El Ciudad de Logroño llega a este encuentro después de vencer, con más esfuerzo del que pretendía en la previa, a un Teucro en puestos del descenso. En la Copa EHF, el Logroño ha ganado el único partido disputado, la semana pasada, ante el Balatonfüredi húngaro, al que derrotó con comodidad por un maquillado 29-24.

La clave, a juicio de Velasco, será el estado de la defensa franjivina, al igual que la portería, pero sobre todo será importantísimo el repliegue. «Ante un equipo como el Saint Raphäel, es muy importante no perder balones tontos en ataque para que no metan goles fáciles al contraataque», enfatizó. «El balance es fundamental y está claro que si no estamos bien en defensa vamos a sufrir porque son gente que individualmente tienen muchísima calidad», sintetizó Velasco.

Más