ASOBAL

Pilas cargadas en el Ciudad de Logroño

Miguel Ángel Velasco muestra un vídeo a los jugadores del Ciudad de Logroño. /Jonathan Herreros
Miguel Ángel Velasco muestra un vídeo a los jugadores del Ciudad de Logroño. / Jonathan Herreros

Los franjivino disfrutan de una semana para preparar el duelo ante Alcobendas

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Transcurre tranquila la semana para la primera plantilla del Ciudad de Logroño. Muy tranquila. Hacía tiempo que el equipo que entrena Miguel Ángel Velasco no disponía de siete días para preparar un partido. Por ese motivo, el técnico ha programado un trabajo más espaciado en el tiempo, combinándolo con día y medio de fiesta además de las mañanas libres para los jugadores.

Los franjivino regresaron al Palacio de los Deportes el miércoles, pero no para entrenar balonmano. El retorno fue de trabajo físico. «El miércoles sólo hicimos un circuito físico y pesas, más o menos hora y cuarto en el gimnasio», explica Miguel Ángel Velasco.

El hecho de disponer de más tiempo para planificar el encuentro de mañana en Alcobendas, ha permitido que el Ciudad de Logroño entrenara el jueves en toda la cancha. Una situación poco habitual cuando se juega miercóles y sábado.

«El jueves lo que hicimos fue trabajar a dos campos que es algo que hacía muchísimo que no podíamos entrenar. Coger hábito de contraataque, situaciones que tienen que ganar los centrales, situciones de superioridad en los contragolpes... Fueuna hora y cuarenta y cinco minutos de gran intensidad», recuerda el técnico.

La plantilla del Ciudad de Logroño dedicó la jornada de ayer por la tarde -y hará lo propio con la de esta mañana- a preparar el partido contra Alcobendas. Es decir, poner en práctica sobre la cancha del Palacio lo que previamente han visto en el vídeo del equipo madrileño. Los principales movimiento en ataques, los balances defensivos, trabajar sus puntos débiles en la zaga...

Por la tarde partirá la expedición franjivina hacia la capital de España donde mañana, a las 12.00, se enfrentará al Alcobendas.