SUPERCOPA DE ESPAÑA

Una piedra (azulgrana) en el camino

En los cinco últimos años, el Barça y el Ciudad de Logroño se han visto en cinco finales, todas con victoria catalana

ELOY MADORRÁN LOGROÑO.

El Barcelona. Siempre el Barcelona. La historia del Ciudad de Logroño está salpicada de grandes momentos. Cada final alcanzada por el equipo riojano ha sido una fiesta para un equipo que todavía sueña con su primer título. Pero siempre ha estado ahí el Barcelona. En los últimos cinco años, riojanos y catalanes se han enfrentado en cinco finales, seis si se contabiliza la del domingo en el Palacio de los Deportes. La victoria final, para desgracia de los franjivino, siempre ha recaído en el equipo de Xavi Pascual.

La primera vez que ambos equipos se vieron las caras en una final fue en el inicio de la temporada 2013/14, en Valladolid, en la disputa de la Supercopa. El entonces Naturhouse disputó ese encuentro que enfrenta al primero de la Liga y de la Copa porque el Atlético de Madrid, equipo que ganó la competición copera en Logroño, desapareció. La victoria correspondió al Barcelona (40-31). Era el Naturhouse de Thiagus (que regresa el domingo al Palacio), Malasinskas, los cubanos Paván y Capote, y Velasco (ahora técnico franjivino).

Ambos equipos se volvieron a enfrentar en León, en la final de la Copa Asobal de la campaña 2015/16. En aquella ocasión los de Jota González llegaban a la capital leonesa bajo mínimos, pero firmaron una gran semifinal ante el equipo local. En la final el Naturhouse fue por delante en el marcador durante la primera mitad (18 iguales al descanso). Pero cayeron con honores ante la profundidad de banquillo del Barcelona (35-31). Fue el último partido de Malmagro con la camiseta franjivino después de una gran primera vuelta.

Repitieron ambos equipos en León en la siguiente temporada (2016/17), pero en esta ocasión en la final de la Copa del Rey. Volvieron a morir en la orilla los riojanos que perdieron 34-29.

Doble enfrentamiento

La temporada pasada se vivieron dos enfrentamientos entre catalanes y riojanos. El primer partido oficial, la final de la Supercopa, se celebró en Ciudad Real con los equipos de Xavi Pascual y Jota González como protagonistas. ¿Resultado? Victoria contundente del Barcelona (31-25) con N'Guessan como máximo anotador del partido.

La diferencia sobre la cancha fue enorme. El propio Jota González lo reconocía en la sala de prensa: «Estamos muy lejos del Barça; no es que nuestra gente lo haya hecho mal sino que el nivel es el que es».

El último precedente de final entre Barcelona y Ciudad de Logroño se vivió al final de la pasada campaña en la Copa del Rey que se disputó en Madrid. Ante 8.000 personas, en el Madrid Arena, catalanes y riojanos pugnaron por el título copero.

El equipo de Jota se había deshecho en cuartos de final del Anaitasuna de Pamplona (32-30) y al Ademar de León en semifinales (21-20) en un emocionante partido que se decidió por un penalti que Gurutz detuvo a Juanín.

Con esa paliza encima, los riojanos plantaron cara al Barcelona pero acabaron cediendo ante la plantilla azulgrana (35-28). El lateral zurdo Imanol no olvidará aquel encuentro después de anotar 9 goles de 11 lanzamientos y ser elegido el mejor jugador de la final.

Este domingo se escribirá un nuevo capítulo en el libro de enfrentamientos entre el Barcelona y el Logroño. Los franjivino persiguen su primer título oficial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos