La pelea por Europa motiva a Logroño

El extremo del Ciudad de Logroño, Vanja Ilic, lanza en suspensión en el partido de ida contra el Balatonfuredi. /Fernando Álvarez
El extremo del Ciudad de Logroño, Vanja Ilic, lanza en suspensión en el partido de ida contra el Balatonfuredi. / Fernando Álvarez

El equipo franjivino, que se mantiene en la pugna por estar entre los tres primeros, recibe al Benidorm | La derrota del Ademar y el empate del Granollers permiten a los de Velasco afianzar la tercera posición en caso de vencer esta tarde

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

En realidad, la jornada del Ciudad de Logroño comenzó ayer. Y lo hizo con buenas noticias y es que sus más inmediatos perseguidores tropezaron. El Ademar no pudo dar la sopresa y perdió ante el Barcelona (30-32) mientras que el Granollers no pasó del empate en casa ante el Valladolid (28-28). Así, un triunfo hoy de los riojanos le permitiría hacerse con una jugosa ventaja de cuatro y tres puntos respectivamente.

Los locales arrancan el esprint final liguero con el objetivo de lograr una plaza para jugar en Europa la próxima campaña. Dicho de otra manera, los franjivino aspiran a ocupar uno de los tres primeros puestos. Teniendo en cuenta que el primero ya tiene dueño, el Barcelona, toca pelear por el segundo y el tercero. Y en esa pelea se encuentran también el Bidasoa (segundo con 36 puntos), además del Ademar y Granollers.

Lazar Kukic, único central en perfectas condiciones para jugar

Para la cita de esta tarde contra el Benidorm, Miguel Ángel Velasco tiene que convivir con el problema en la posición de central. De los tres especialistas del equipo en esa posición tan especial en todos los equipos, sólo uno de ellos, Lazar Kukic, se encuentra en perfectas condiciones físicas. Los otros dos, Edu Cardarso y Balenciaga, están bajo mínimos. Así que el serbio tendrá que realizar un esfuerzo extra esta tarde.

«Parece que Edu igual nos puede ayudar algo. Aunque sean cinco minutos, bienvenidos sean. Erik (Balenciaga) no ha podido entrenarse todavía», explicó Miguel Ángel Velasco, entrenador del Ciudad de Logroño.

El rival de los riojanos, el Benidorm, se encuentra ya en tierra de nadie, con la permanencia conseguida hace tiempo y sin opciones de pelear por los puestos europeos. «La gente puede mirar la clasificación y pensar que nos encontramos en tierra de nadie. Pero, por ejemplo, meterte entre los ocho primeros te evita una eliminatoria en la Copa del Rey del año que viene. Al final, todos los equipos tienen objetivos, unos mayores que otros, pero todos tienen», matizaba ayer el técnico del Ciudad de Logroño.

El de esta tarde es el primer partido que juega el Benidorm desde que hace unos días se hizo público que Equisoain abandonará el banquillo a final de temporada.

El Benidorm es un equipo con un buen siete inicial, llamado a estar peleando en los primeros puestos, aunque la temporada no ha salido como esperaban. Según Velasco, su equipo se enfrenta a un muy buen rival: «A Paván ya lo conocemos de sobra. Tiene a Simonet, que parece que lo quiere fichar Ademar, en el centro. Grau y el sueco Víctor Skilhamma en los laterales, con dos pivotes muy decisivos en ataque, Porras y Marchán, con dos estilos diferentes. Cabanas y Dapirán son dos buenos extremos y Leo Vial en puerta. Además, su 6-0 es muy agresivo, con Revin y Grau en el centro».

La cita de hoy es una buena oportunidad para que el Ciudad de Logroño se vengue de la derrota en el partido de ida (24-23) con penalti de Paván con el tiempo cumplido.