LIGA ASOBAL

Sin margen para tropiezos

Erik Balenciaga dispara a portería en el partido de ida disputado en el Palacio de los Deportes. :: /Antonio Díaz Uriel
Erik Balenciaga dispara a portería en el partido de ida disputado en el Palacio de los Deportes. :: / Antonio Díaz Uriel

El Ciudad de Logroño visita Alcobendas con la obligación de ganar al colista y aprovechar el empate de Bidasoa en casa | Vanja Ilic y Miguel Sánchez llegan tocados pero no peligra su participación en el encuentro de esta mañana

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Sin opción para la sorpresa. La plantilla del Ciudad de Logroño tiene clara la consigna para esta mañana en su visita a la cancha del colista de la Asobal, el Alcobendas.

En la competición más igualada de las últimas temporadas, el equipo que entrena Miguel Ángel Velasco se presenta en Alcobendas con la oportunidad de aprovechar el tropiezo de Bidasoa, que ayer empató en Artaleku con el Cangas (22-22). Una victoria dejaría a riojanos y vascos empatados a 28 puntos en la segunda plaza.

La plantilla franjivino trabajó ayer por la mañana en el Palacio de los Deportes y por la tarde se desplazó a Madrid. Dos hombres llegan con molestias a la cita matinal de hoy en Alcobendas. Por un lado Vanja Ilic, con unas molestias que le impiden entrenarse al cien por cien. Y por otro Miguel Sánchez, que tiene cargado el isquio derecho. No peligra la participación de ninguno de los dos jugadores.

El encuentro de hoy es un duelo de urgencias para los dos equipos, aunque por motivos bien diferentes. Si para el Ciudad de Logroño es una oportunidad de no perder los puestos de cabeza de Asobal, para los locales es prácticamente una final.

«Sólo hay que ver a los tres equipos que ha ganado en su casa: Guadalajara, Anaitasuna y Granollers. Y en el último partido Sinfín ganó por la mínima», señaló el técnico del Ciudad de Logroño, Miguel Ángel Velasco, señalando el peligro que presenta Alcobendas en casa. «Hay que tener el máximo respeto por los rivales y la Liga está como está. Como vayamos y no hagamos las cosas bien podemos sufrir y tener un susto», apostilla.

Aunque el partido de ida, jugado en el palacio de los deportes, se despachó con una goleada por parte riojana (41-26, jornada sexta), Miguel Ángel Velasco no quiere acordarse. Cada partido es diferente y a la altura de competición en la que se encuentra la Liga cada duelo es diferente.

La segunda plaza se pone a tiro

La principal sorpresa del sábado fue el empate del Cangas en Artaleku (22-22). Mientras, Granollers ganó en la cancha del Teucro (24-29), Huesca se impuso en su casa a Anaitasuna (28-26), Cuenca a Guadalajara (33-31), Valladolid a Sinfín (28-25) y Ademar a Puente Genil (22-25).

Alcobendas es un equipo joven, más aún que el Ciudad de Logroño, que apuesta por un alto ritmo de partido. Los madrileños no desaprovechan ninguna ocasión para salir corriendo hacia la portería contraria. «Es fundamental no perder balones tontos y hacer un gran balance defensivo», aclara Velasco. «Si les controlamos ahí -prosigue- tendremos bastante ganado. Es un equipo desequilibrado porque apenas tienen lanzamiento de atrás, salvo Asier Nieto. Por eso trabajan más los uno contra uno y el juego con el pivote».

Nieto y Patotsky

El equipo que entrena Ángel Castaño es rocoso, muy trabajador, sin un jugador franquicia que destaque sobre el resto. Quizá sus dos principales exponentes sean el primera línea bilbaíno Asier Nieto y el portero bielorruso Dzmitry Patotsky. Para el entrenador del Alcobendas, la clave del partido pasará por evitar las primeras opciones de los riojanos: «Tenemos que obligarles a jugar ataques largos, que no encuentren a la primera opciones fáciles de lanzamiento o la posibilidad de conectar rápido con el pivote».