ASOBAL

El Logroño vence al Anaitasuna gracias a una buena segunda mitad

MARTÍN SCHMITT

Logroño. El Ciudad de Logroño inauguró el 2019 con una sonrisa. En el primero de los dos amistosos que disputará en esta pretemporada invernal, los franjivino derrotaron al Helvetia Anaitasuna por 21-25 después de una muy buena segunda parte, en la que destacó el portero Sergey Hernández.

21 ANAITASUNA

25 LOGROÑO

Anaitasuna
Bols, Salazar (ps), Gastón (3), Bazán (1), Borja Méndez, Etebarria, Krsmancic (2), Pujol, Chocarro (4), Barricart, Goñi (1), Ander Izquierdo (1), Ugarte (2) y Vaquer (7).
Ciudad de Logroño
Romeo, Sergey (ps). Sánchez-Migallón (3), Balenciaga (3), Kusan, Scott (4), Muñoz (7), Fekete, , Moreira (1), Dariel García (3), Del Arco (1), Edu Cadarso (1), David Cadarso (1), Imanol (1) y Claudio Ramos (1).
Parciales
1-1, 3-3, 6-6, 8-7, 12-11 y 15-11 (descanso); 17-14, 19-18, 20-21, 21-21, 21-23 y 21-25 (final).
Árbitros
Ordoqui y García. Excluyeron a Bazán (2), del Anaitasuna, y a Sánchez-Migallón (2), Kusan, Scott, Dariel García (2) y Claudio Ramos.

El conjunto dirigido por Miguel Ángel Velasco no comenzó con buen pie el encuentro disputado en Lecumberri. Le costó habituarse a la pista (de goma) y al ritmo impuesto por el Anaitasuna. Javi Romeo comenzó bajo palos y la fortuna no estuvo de su lado. El riojano detuvo cuatro lanzamientos mientras su colega Patrick Nicolai Bols, en la portería de enfrente, hacía fuerte al conjunto navarro.

De todas formas, en estos encuentros el resultado es lo que menos interesa a los entrenadores. Así, Velasco pudo probar distintas variantes, tanto en ataque como en defensa. Le dio minutos a jugadores como los cubanos Dariel García y Claudio Ramos, defendiendo en el lateral -el extremo- y en el centro de la retaguardia (el pivote).

Tampoco pudo disponer de Edu Cadarso, que jugó poco, ya que el central arrastraba unas molestias en el gemelo. Sí tuvo mayor presencia Erik Balenciaga, llamado a ser uno de los jugadores referencia en esta segunda vuelta. También jugó bien Javi Muñoz, autor de siete tantos. El madrileño parece haber dejado atrás las dolencias que le impidieron competir durante la primera parte de la temporada.

El Logroño llegó al descanso con un marcador que no invitaba al optimismo. Sergey Hernández ocupó la portería, la defensa supo cortocircuitar la primera línea navarra, y el equipo franjivino empezó a carburar.

El encuentro se tornó entonces en un toma y daca. Pero en el ecuador de esa segunda parte Sergey (acabó con catorce paradas ante su exequipo) respondió al envite y el Ciudad de Logroño tomó las riendas del encuentro. La defensa mostró personalidad, aunque Kusan y Scott se marcharon excluidos en esos minutos de igualdad.

Pero la moneda salió cara y el Ciudad de Logroño cerró su portería y logró la primera victoria del año. El siguiente compromiso amistoso será el próximo sábado, ante el Bidasoa que preside Gurutz Aginagalde.